VOLUNTAD HACIA EL BIEN COMÚN

por eberda 

Un significativo momento político para el gobierno del presidente Piñera y la Alianza y no ofrecido en programa -después de 20 años de administración pseudo socialista- marca una diferencia y conceptualiza una reforma a la tributación como herramienta fiscal que debiera ser vista como medio de construcción a la equidad dentro de la libertad económica, más que un aumento progresivo de impuestos per se para el gasto público.
En medios de prensa mundial la noticia destaca el sentido y orientación del destino de los nuevos recursos por recaudar, señalando como se aplicarían en el presupuesto fiscal los estimados US.$ 700 a 900 millones adicionales en inversión (gasto) para educación hacia aquellos sectores medios de la sociedad chilena que durante toda la administración socialista concertacionista de Frei – Lagos – Bachelet provocaron un insufrible endeudamiento a las familias y a las jóvenes generaciones por obtener educación básica, media y profesional de calidad.

Los nuevos cupos de subvención preescolar (765.000) buscados entre los sectores medios para sus hijos, las nuevas becas en educación superior y técnica que pasarían desde 118.000 otorgadas en el 2009 a mas de 400.000 al final del período de este gobierno, reduciendo exigencia de puntaje en la PSU (selección universitaria) para optar a ellas y el subsidio al crédito (préstamo estudiantil), regulando al 2% anual este financiamiento, constituyen razones más que suficientes para justificar y motivar gran convocatoria al esfuerzo de esta carga que se impondrá al beneficio de parte del aparato productivo y empresas en Chile.

Las críticas desde el anuncio de reforma tributaria, ajustes o modificaciones, como quiera denominarse, tanto de sectores opositores como de la propia Alianza -caso de LyD- no podrán desconocer que ésta contiene todos los elementos fundamentales de un proyecto de ley relevante, incluyendo alza permanente en lo impositivo a los beneficios de los negocios, bajas en algunos tramos sobre renta de las personas y/o la posibilidad de gastos deducibles en educación. La incidencia presupuestaria estimada, sus guarismos y la necesidad política de abordar ésta, buscaría corregir filtraciones por elusión (loop-holes) u otros aprovechamientos de la libertad, y por ausencia de una ética de negocios con apego a una responsabilidad social empresarial sin titubeos hacia el bien común.

En los próximos años estará por verse los resultados de esta nueva apuesta presidencial y de parte de los líderes oficialistas, tópico y objetivo que levantaron en el interés nacional las protestas estudiantiles del 2011, entre otras cuestiones, por las asimetrías de calidad en la enseñanza y costos del sistema educativo hacia las familias. Ojalá las aspiraciones populares encuentren una razonable ecuación entre el esfuerzo que impondrá al aparato productivo y empresas en Chile, la forma de implementar las nuevas normas en el parlamento y la percepción popular. De ello y la forma en que el mercado y aparato público operen, dependerá en buena parte el desarrollo económico futuro, la movilidad social y la equidad tan deseada por las mayorías en la sociedad chilena.
Edo Berríos Cerda
http://paper.li/eberda/1320349580

LIQUIDEZ O SOLVENCIA Y ESTADO DE ANIMO

por eberda

Pareciera que la antigua europa trastabilla tras una década de haber resuelto conformar su unión monetaria, última etapa de esa tan ansiada comunidad económica, esa misma de la bandera azul cielo y el círculo de estrellas, quizás reminiscencia francesa de su apoyo a los EE.UU. de norteamérica desde su lucha independentista.
Lo cierto es que con su ampliación y diversidad en las disciplinas fiscales, como por sus modelos de aparatos públicos y políticas de presupuestos, algunos países más endeudados han desbalanceado el conjunto, gravitando sobre la liquidez presupuestaria y la solvencia de su sistema financiero-monetario.
Como en una zaga Irlanda, Grecia, Portugal o Italia (y para no seguir) han debido recurrir a algunos necesarios ajustes de corto y mediano plazo, unos más traumáticos que otros, pero todos buscando aclarar o evitar contingencias de default o cesación en cumplir obligaciones. Todas ellas han provocado complejas relaciones internas, haciendo depender incluso la continuidad del pacto y unión económica.

De las rondas de negociaciones anteriores y de la actual Davos (Suiza) se ha verificado que los acuerdos entre las naciones miembros, al optar por operaciones de refinanciamiento de largo plazo(LTRO), orientó a los bancos italianos y españoles al arbitraje con alguna rentabilidad y casi sin riesgo, lo cual sólo ha mantenido una falsa liquidez de “soluciones” con papeles, bonos y tasas estatales que hacen caminar las economías por “esa resbaladiza y delgada línea roja” de la incertidumbre y la falta de confianza al borde de un precipicio, donde los inversionistas y el mercado siguen esperando mejores expectativas.

El controvertido George Soros, detractor de planes cautos o poco radicales en la CEE, ha sostenido la inconveniencia por no abordar políticas de corto plazo, que comprometiendo garantías efectivas de fondos y mecanismos de estabilidad financiera europeos(EFSF), soporten emisiones con papeles del tesoro p.e. de Italia y España, facilitando a la más endeudada bajar costos y, a la otra, acortar plazos, haciendo que el BCE y los actores políticos den señales mas atractivas y favorables a los excedentes de ahorros internos de la comunidad y del resto del mundo.

Con seguridad la combinación de LTRO y propuestas de aseguramiento real de emisiones con el tesoro, tendrían más atractivo para estimular la propia capacidad interna del mercado común de la CEE. Llegó la hora que sus estructuras reconoscan el verdadero sentido de “autoridad monetaria” y adopten el convencimiento que las soluciones pasan por la iniciativa y las mejoras en la autodisciplina pública y fiscal de consumidores y gobiernos. Una eficaz metodología para entender y abordar un problema económico, pasa por describir con objetividad la mecánica de las estructuras y proveer los instrumentos más adecuados; pero ello es insuficiente, si no procuramos agregar la funcionalidad de las herramientas y la mejor actitud y conducta de los actores. Liquidez y solvencia son cuestiones financieras que no deben dejarse a la discrecionalidad de los estados de ánimo e interés de las políticas de unos y los caprichos de otros, por tiempos pasados de disciplina o levedad. La aldea global y los actores de la economía esperan algo más que consecuencias de un estado de ánimo de los mercados y de los europeos.
Edo Berríos Cerda
Abreviaturas:
European Finantial Stability Facility (EFSF)
Long-Term Refinantial Operation (LTRO)