ILEGITIMIDAD . . O . . GATOPARDISMO

. . . por eberda . . .
Preocupante, por decir lo menos, será un resultado en las elecciones chilenas del balotaje si la participación es menor de un 40% o lo bordea.
Y así parece ocurrirá; también ardua será la tarea de la gobernante y sus cercanos que asuman dicha responsabilidad, porque cualquier expresión de grupos inorgánicos políticamente hablando, se sentirán con derechos a alegar representación indeterminada, pero que la prensa y algunos periodistas buscando “cuñas” sin filtros o sin pudor profesional generarán opinión y referentes, en muchos casos de ilusiones o falacias.

"Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie"

“Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”

 Este es el panorama político y social   menos deseado para un Chile que se asomaba vigorozamente a las puertas del tan buscado desarrollo. Aquel que ha hecho a muchos de los últimos gobernantes buscar integraciones en comunidades como la OECD y otras donde quizás hoy los acuerdos y normas, hacen pagar al ciudadano del Chile profundo un costo social de complejas asimetrías en materias de distribución del ingreso, del desarrollo industrial en sectores como la energía y la minería, en la educación o en la salud.
La gran reflexión y el espacio de conversación forzada que deberá abordarse en el país a partir de mañana entre oposición y gobierno, instituciones intermedias e incluso poderes políticos como el judicial, que normalmente ha sido observante en las decisiones de Estado, especialmente cuando conllevan aspectos ideológicos, deberán asumir sus responsabilidad pública como actores reales. No es menor, por ejemplo, la intervención en prensa hoy del actual presidente de la Corte Suprema, refiriéndose al consentimiento del poder legislativo para con uno de sus pares por su mérito o derecho a un asiento en el máximo tribunal de la República.

La ilegitimidad es algo muy serio cuando se trata de espacios, poder y responsabilidad pública. Porque teniendo presente aún los desmanes y saqueos del 27F, los fraudes de negocios de cadenas en retail o farmacias, la no rendición de cuentas en áreas de la educación, entre otros cientos ocurridos los últimos 20 años, y, hoy para coronar, el caso Cascadas que afecta al mercado de valores chilenos en pleno desarrollo investigativo, enturbia la experiencia vivida de la gestión y autoridad del Estado.
Todo lo anterior exige autoridad representativa y capaz de resolver una ausencia de sobriedad y respeto cuasi perdidas en el país actual.

Castello_di_Donnafugata_Lampedusa

Castello_di_Donnafugata_Lampedusa

  ¿Será que el mensaje del gran soberano elector es exponer al país a una ilegitimidad forzada, para que tome conciencia de la necesidad de mejorar políticas públicas y participación ciudadana, en búsqueda de mejor equidad en la riqueza y ante un desarrollo dispar?
¿Será que este Chile profundo quiere hacer notar que está convencido y cansado de un gatopardismo incoloro, que ayer se disfrazó de concertación democrática, luego de una alianza renovadora y hoy pretende continuar contando embaucamientos pseudo-socialistas ilusorios?

Lo que venga serán, a lo menos, tiempos de una frágil estabilidad social en cuanto a la paz ciudadana, si no ponemos una fuerte dosis de racionalidad y voluntad en corregir excesos, abusos o proponer cambios populistas dirigidos por nuevos o viejos aparecidos, que por generaciones se han servido del servicio público, más que entregarse al servicio del país.

EBC

//

Bachelet, primarias (?) y el tsunami . . la fórmula de una caída . . .

. . . descubriendo la columna de Pablo Portilla . . . desde mi terruño
No toda la política ni los hechos que van marcando las decisiones en Chile se hacen en Santiago, en este caso el puerto de Coquimbo fue testigo mudo de una señal importante, quizás de la fórmula que significará, en definitiva, la caída en picada de quién parecía en vuelo con alta pericia para planear, sin motores ni estructura aerodinámica. Por lo cual, el mérito de la evidencia de una menguada asistencia a su visita y la suma de eventos, que Pablo Portilla Vargas expone con muchísima claridad, han sido la guinda de un postre que aún no se sirve en las primarias ad portas.
Platos que probablemente no se servirán ni en La Serena ni el Coquimbo.
@eberda . . .
______________________
Hace pocos días estuvo de visita en la Región de Coquimbo la candidata presidencial del PS y el PPD, Michelle Bachelet. Como ha sido su costumbre desde marzo de 2010, cuando dejó la Presidencia de la República, atendió a la prensa con una mezcla de evasivas y frases hechas que significaban poco o nada. Lo confieso: como periodista que soy, trabajé varios años para distintos medios y siempre me indignó la costumbre de algunos políticos de contestar sólo lo que les acomoda y eludir lo que les incomoda. Sobre todo si se trata de políticos que aspiran a gobernarnos a todos.

Como era de esperarse, la conducta elusiva de la ex mandataria funcionó mientras ésta se hallaba en el extranjero y durante sus primeras semanas luego de retornar a Chile. Bachelet planeaba sobre la escena política, como una especie de figura metafísica, más allá del bien y el mal. Pero desde el momento en que tomó oficialmente la candidatura, ingresó a un terreno fangoso que la pone cada vez más incómoda, resquebrajando la imagen imbatible que antes proyectaba. Cuando muchos presagiaban que las primarias serían un desastre para la Alianza y un nuevo impulso para la Concertación –cuánto más luego de la caída de Laurence Golborne–, el fracaso rotundo del pacto de izquierda en elegir democráticamente sus postulantes al Congreso ha golpeado duro a su principal carta presidencial, poniendo de relieve dos de sus principales déficit: por un lado, el desorden y la permanencia de las viejas prácticas cupulares en los partidos que apoyan a la ex presidenta; por otro, su falta de liderazgo y voluntad para tomar decisiones.
bachelet_coquimbo
La repartición de los cupos parlamentarios en la izquierda ha devenido en grotesca teleserie, en la cual el papel principal lo juegan el Partido Socialista –del cual Bachelet es militante– y algunos de sus más cercanos adláteres: el diputado Osvaldo Andrade y el senador Camilo Escalona. Peor aun, la primaria presidencial de la Concertación ha perdido toda figuración e interés público, no sólo porque el resultado es completamente previsible, sino porque sus propios protagonistas han puesto en duda su validez, caso de Andrés Velasco y su “pataleta” y la traición de líderes de la DC, como Aldo Cornejo y Gabriel Silber, que se fotografían con Bachelet mientras abandonan a su candidato, Claudio Orrego.

Camilo Escalona

Camilo Escalona

Osvaldo Andrade

Osvaldo Andrade

La guinda de la torta llegó este jueves. La justicia denegó la petición de sobreseimiento de los principales imputados por la falta de una alerta de tsunami en la fatídica madrugada del 27 de febrero de 2010, que terminó con la muerte de 156 chilenos.

La solicitud de sobreseimiento buscaba exculpar a los cuatro implicados, entre ellos dos ex funcionarios de confianza de Bachelet, la ex directora de ONEMI, Carmen Fernández, y el ex subsecretario del Interior, Patricio Rosende. Ambos fueron representados por abogados fuertemente vinculados a la Concertación: Luciano Fouillioux (DC), ex subsecretario de Carabineros y ex director del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior; y Samuel Donoso, cercano al senador PPD, Guido Girardi.

Bachelet

Bachelet

No es posible afirmar, aunque sí sospechar, que el intento de exculpar a estos  personajes tuviese alguna finalidad política, para evitar que el proceso judicial se extendiera y perjudicara la campaña presidencial de Bachelet. Si fue así, el tiro salió por la culata. El juez Ponciano Sallés no sólo denegó la petición, sino que en su argumentación destruyó los argumentos de los cuatro inculpados. Todo frente a las cámaras y micrófonos de los medios de comunicación.

Y quedaba más: el juez aceptó a tramitación una nueva querella contra la propia Bachelet, como responsable máxima del Poder Ejecutivo y jefa superior de todos los funcionarios gubernamentales que tomaron parte en la tragedia. Se expone a ser llamada a declarar como querellada, ya no como testigo, y probablemente en una audiencia pública. O sea, si ya muchos compatriotas habían olvidado la tragedia del 27F y la incompetencia del gobierno de la época para afrontar ese gigantesco desastre natural, hoy lo recuerdan más y se indignan más.

Bachelet sigue ocupando portadas, pero ahora a raíz de situaciones conflictivas que la ponen a prueba como candidata y líder de su sector. Por el momento, continúa eludiendo los debates de fondo, sin responder a los periodistas, y dejando a su vocero la tarea de dar las explicaciones que ella misma parece incapaz de pronunciar.

Pablo Portilla, periodista.
@elobservatodo
ver link del artículo http://doo.ly/ea3v
//

RIESGO Y DESAFÍO DE IMPORTAR MODELOS

por Edo Berríos Cerda @eberda
http://twitter.com/eberda
La economía siempre ha sido una disciplina global,aunque en sus estudios se trate muchas veces tópicamente. Hoy más que nunca la importancia y el interés social es económico por sus implicancias y determinaciones. La economía en su origen se postulaba como “economía política”, tanto en tratados como en su pedagogía, de allí que el problema subyace confundiendo a moros y cristianos, especialmente en tiempos de crisis.
La economía social de mercado que vino a revitalizar y dar reenfoques al capitalismo se impuso hace mucho rato por sobre el socialismo planificado y los defectos o críticas que hoy se le hacen de parte de politicos decimonónicos, estatistas y algunos mal llamados progresistas, se olvidan que como toda teoría de ciencia social la Economía será siempre imperfecta.
Chile en los últimos 50 años ha sido un gran laboratorio para estudiosos de estas disciplinas. Por fortuna, las fiestas o las farras (que por estas latitudes sólo podríamos denominar “farritas”, o sea chiquitas comparadas con la griega y/u otras que prefiero omitir señalar) no han alcanzado a comprometer el futuro ni la estabilidad para el desarrollo que ya vislumbramos.
El desafío que enfrentamos países exitosos como Chile son los aspectos regulatorios y que propendan a fortalecer la libertad de los mercados locales y la mejora distributiva. Lograr estructurar adecuadamente estos aspectos, pareciera ser una de las cuestiones principales que en políticas públicas debemos trabajar; por supuesto, aprendiendo y adaptando tópicos sobre el llamado (o mal llamado) “estado de bienestar”, pero que si en el modelo nórdico ha funcionado, en la compleja disciplina social y cultura individualista latino y chilensis particularmente, tiene mas compleja solución y aún no bien encontrada.
Comentando el artículo de > ¡Viva el capitalismo nórdico! por el ministro de comercio finlandés Alex Stubb @alexstubb
Traducción de Marta Salazar @MartaSalazar en Planisferio -> http://www.elplanisferio.blogspot.com http://doo.ly/2bav