LAS ASOCIACIONES MINERAS, EL ROL DEL GREMIO Y LA CONFUSIÓN DEL ESTADO

ing. Hernan Urquieta

ing Hernan Urquieta

La semana pasada la histórica Asociación Minera de Andacollo, reeligió a su presidente, el ingeniero de minas Hernán Urquieta Riveros, por un nuevo período. Representante carísmático del emprendimiento minero, nos comentaba entre sus socios -pequeños empresarios- y, también con sus colegas -al recibir un premio reconocimiento a su extenso trabajo profesional- cómo esa actividad por generaciones ha enseñado en Chile la capacidad de resiliencia, la voluntad de trabajo y encanto de los sueños. Y como decía, porque la búsqueda de la riqueza en las profundidades de la tierra tiene ese relato de desafío a la naturaleza, el riesgo del oficio y la necesidad del profesionalismo minero, que por décadas ha hecho de este trabajo una palanca del desarrollo económico nacional.

A menos de un año que concluya la actual administración, identificada con el emprendimiento, la libertad y la preocupación por el trabajo, una gran mayoría de quienes representan y trabajan directamente en actividades del gremio se preguntan si se han equivocado, o cuál es la aparente confusión que resulta de observar los distintos status de desarrollo en la minería y las perspectivas futuras cercanas. En efecto, si para las grandes compañías ha sido un lapso de gran expansión por la creciente demanda de metales, fortaleza en los precios y desarrollo de la industria;  para otros la actividad minera común que les ocupa, y que es su modo de vida ancestral o profesional, les muestra paradójicas ausencias, abusivas asimetrías en lo normativo y un olvido político para quienes en los más recónditos rincones del territorio, son el alma y actividad de cientos de comunidades, en especial, del norte y centro de Chile.

The many faces of Chilean mining

The many faces of Chilean mining

Después de la epopeya de los 33, es como si las faenas de las pequeñas mineras -que dan trabajo a varios miles de familias- se hubiesen broceado. Y así las ricas vetas productoras de trabajo, entusiasmo y riqueza, volviéndose estériles han comenzado una peligrosa involución, que incluso complica la continuidad técnico-económica de algunos macro proyectos y otros de mediana minería, haciendo también mas complejo parte del desarrollo de ciertas regiones y un freno a las perspectivas globales del país. Pareciera ser que parte de los actores no han comprendido su responsabilidad, las grandes compañías con dificultad para conversar desarrollos sostenidos concensuados con sus comunidades cercanas y, en otros casos, con parte de sus trabajadores; las medianas un poco obnubiladas con el crecimiento, entre empresas familiares sin conducción corporativa o limitado desarrollo de ingeniería dura que apoyen sus factibilidades y las pequeñas, sin políticas públicas serias, desarrolladas en un marco de pobres competencias profesionales especializadas, limitaciones de capital y falta de capacidad para abordar desarrollo y fomento minero, donde al Estado y sus instituciones, le ha faltado voluntad y convicción de promoción al sector, dejándolos a su suerte.

Patricio Gatica_Edo Berríos

Patricio Gatica_Edo Berríos

Quizás se piense que representan pocos votos o es una actividad reemplazable.  Excepto algunos entusiasmos temporales que han aparecido, a poco andar es claro que permanece pendiente clarificar entre privados y públicos sus conceptos de visión y misión de los propios actores. Los mineros no tienen dudas de ello, y hoy no sólo los pequeños lo representan, a través de sus Asociaciones Gremiales, sino también los medianos han caído en cuenta de normas y legislación que hacen injustamente inviables algunos proyectos, les imponen cargos de una ley de cierres -espúrea en su génesis- y otras grandes empresas se han visto obligadas a paralizar proyectos en ejecución temprana.

Cuando los costos de la energía suben, los precios de los principales metales se prevee inestable, la falta de realismo y conocimiento de la industria y el sector le está pasando la cuenta a la actual administración, principalmente, por la falta de políticas públicas mineras que debieron desarrollar instancias profesionales y no administradores generales -aprendices de mineros- en tiempos de bonanza.

Mientras Codelco -la gran empresa del Estado- hace complejos sus costos y los inflexibiliza; Enami, creada en 1960 como instancia de refino, intermediación industrial, comercial y de fomento, se debate aún de cierta forma en conflicto vital para con su razón de ser, en un escenario de pujas de poder miserables en la perspectiva país.  O como otros Servicios públicos de la minería creen haber encontrado en la confección de un formulario casi mágico, la fuente objetiva de datos o la panacea burocrática. Todo lamentable herencia de soberbia de la autoridad sectorial.

El sector sigue requiriendo aún de esta instancia estatal, porque los modelos de negocios y empresas de pequeña y mediana minería suponen capitales de riesgos, métodos de financiamiento especializados, fomento y desarrollo en contínuo, prospección y determinacion de reservas, tamaño, forma, geología y mineralogía de los yacimientos que las hacen diferente del resto de las actividades económicas, tanto por sus características de mercado, vulnerabilidad a los costos de la energía, como por la evolución global de la industria minera mundial. Estas son disciplinas de especialidad y no sólo de habilidades blandas para pseudo-administradores o economistas de gabinete.

Mientras la voluntad de proyección del rol de Enami en el tiempo, no se concrete en acciones prácticas de la función de Fomento para con el emprendimiento y el trabajo minero, en los segmentos pequeños y medianos de la industria en áreas locales, como en Coquimbo, Atacama, la V y VI región, y prevalezca sólo la rentabilidad en directrices de la institución, estaremos asistiendo al abandono del Estado para con una actividad ancestral y fundadora de la sociedad y la nación chilena.

¿O es que nuestro gobierno renunció al reconocimiento que la minería existe también en pymes y microempresarios? ¿O dejaremos que la industria sea sólo un estamento exclusivo para las grandes empresas extranjeras? Por el contrario, existen tanto razones técnicas de la minería, como de equidad en los mercados y el emprendimiento, para que una economía social de mercado no se omita de su cometido y desempeño activo en este sentido. La sociedad a través del Estado debe apoyar y promover miles de pequeñas minas y faenas que han sido, son y seguirán siendo aporte económico, fuentes de trabajo y de interés para muchas comunidades y pueblos chilenos.

3er_LAMPARAS_mina_Freirina_WEBPara avanzar con el desarrollo de la minería socialmente en el país, requerimos tener claridad conceptual en esta materia, el rol de los actores del sector, los representantes y los dirigentes de sus gremios y los trabajadores. La carencia de realismo y falta de convicción de quienes han ejercido poder en la autoridad sectorial, sumados a grados de soberbia en la gestión, persiguiendo políticas públicas equivocadas en minería, han sido causas del fracaso o las dificultades al enfrentar iniciativas legislativas y gubernamentales en los últimos años, y hoy aún son preocupación en las comunidades y potencial conflicto con quienes no se sienten ni escuchados, ni interpretados en sus aspiraciones.

Eduardo Berríos Cerda,  ingeniero
/ socio IIMCh / Asoc. Minera Andacollo //

//

PAIS EN ALERTA DE VELAS Y FIEBRE DE MEDIO AMBIENTE

Tendido Linea 500kv

por eberda . . . comentarios
Un poco por la necesidad de mayor información para opinar fundadamente, un poco por lo didáctico y aclaratorio sobre el estatus de coyuntura que Chile vive en materias de energía, abuso del articulo de Valeria Ibarra en El Mercurio del dgo 01 julio, y me permito la licencia de recortar y transcribir buena parte de sus párrafos, con la esperanza que llamen a la reflexión de los actores, autoridades y el soberano “opinion pública”.
– – – – – – – – – – – – – – –
Chile en emergencia energética y sin proyectos para el futuro“: El rechazo a la central térmica Punta Alcalde, de Endesa, a inicios de la semana tensionó aún más al sector eléctrico. Prácticamente no hay grandes proyectos de generación que estén libres de problemas. ¿Cómo operan día a día Gobierno, empresas y clientes cuando el cerco se estrecha?
De seguro en los centros de despacho eléctrico, donde se define qué planta entra o sale, operan con un estrés mayor. Los gremios dicen que hablan lo mismo con el Gobierno, pero ha aumentado la conflictividad entre privados. Y el rechazo a Punta Alcalde mostró otra cosa: cambió el mapa del poder. . Hoy la empresa que más influye es AES Gener .., eso dicen en el mercado.
A la eléctrica de los Matte, Colbún, tampoco le va mejor. La recomendación pública que hizo esta empresa de suspender HidroAysén lo mostró sin tapujos, … “El reclamo público de Colbún se explica porque los teléfonos ya no funcionan”, . . eso dijo un conspicuo personero de la anterior administración concertacionista.
El ministro de Energía, Jorge Bunster, evita hacer apariciones públicas y se concentra en avanzar en sus proyectos clave. Tiene un año y medio para sacar media docena de normativas que debían estar “para ayer”, en una cartera exigida por los constantes cambios de mano: cinco ministros en poco más de dos años.
Pero nadie en el Gobierno hace el trabajo político. El ex ministro de Energía Alejandro Jadresic dijo semanas atrás que faltaba que la autoridad dijera qué proyectos son buenos para el país y los privados -generadoras, distribuidoras, clientes libres, consultoras- coinciden en que un Estado tan aséptico ha sido nefasto. ¿Era igual en la era concertacionista? Más o menos. No todos llamaban a los seremi para explicar la virtud de tal o cual proyecto, pero muchos sí lo hacían y eso servía para contrarrestar la oposición a ciertas iniciativas, . .
Hoy clientes y generadoras conviven con dificultad. “Por esta oficina ha pasado el 95% de los grandes clientes(empresas) del país”, dice Fco Aguirre Leo de Electroconsultores….casi todos están revisando los contratos, en arbitraje o con abogados. “. . . , junto con lo de judicializar los contratos y, luego aparece otro negocio para ellos, el de apoyar a las comunidades en los temas medioambientales“.
En todas las fases del negocio proliferan abogados, dice René Muga, gte gral de la Asoc de Generadores.
La “alta tensión” del sector está en los Centros de Despacho Económico de Carga (Cdec), tanto en el Norte Grande (SING) como en la zona centro-sur (SIC).
En el Norte Grande, el gran problema está en cómo llevar la electricidad desde el centro del sistema (subestación Crucero, al interior de Tocopilla) hacia el norte (en la subestación Lagunas, a la altura de Patache). El problema se agudiza cuando, en los días de mayor temperatura, el calor hace “guatear” las líneas, disminuyendo la capacidad de transporte de la red. Por eso han puesto estaciones de monitoreo de las temperaturas.
Tenemos problemas al interior de Iquique. Desde el año pasado, la minera Collahuasi está reforzando estas redes. Con todo ello, explica el director del Cdec-SING, Daniel Salazar, la emergencia está controlada. Desde Taltal a Chiloé el sistema que abastece al 93% del país tiene situación más compleja por problemas de transmisión y hasta mayo por falta de lluvias en gran parte del país. Según Edo. Ricke, director del Cdec-SIC, como hay un decreto de racionamiento vigente que busca mantener reservas hídricas en los embalses, hay tramos del sistema de transmisión que se congestionan y no es posible pasar más energía. Así, hay que despachar centrales más caras -a carbón o diésel, por ejemplo- y por ello suben los costos marginales. La entidad señala que sólo se solucionará esto cuando se hagan las obras de transmisión, que, para variar, están atrasadas. Y asi se agudiza la disputa por la responsabilidad.
Ávila (funcionario de procedencia concertacionista) está desde hace más de un año a cargo de la Superintendencia de Electricidad y Combustible (SEC) y su gestión se ha enfocado, según sus palabras, “en fiscalizar que las empresas cumplan los estándares definidos y para ello hemos maximizado los esfuerzos y, con matrices de riesgo, hemos identificados sectores donde podemos introducir un mayor aporte”.
“El Peribonio eléctrico”(haciendo paralelo lúdico con el Director de Sernac) ha elevado las sanciones y multas a las distribuidoras por los apagones e instruído compensaciones, que generalmente gana en la Corte. La SEC ahora ha acortado los plazos para investigar y cursar multas. Los funcionarios van a las zonas de los apagones, a los CDec, a las empresas, dice el titular de la SEC.
Esto no ha caído en gracia a las empresas, “… las sanciones y multas no reflejan la responsabilidad que les cabe a las empresas , en palabras de Rodrigo Castillo director de Empresas Eléctricas”.
– – – – – – – – – – – – – – – – – –
Al fin y al cabo, como comenté en uno de mis twitter, si esto no se aborda pronto, y por personas que sepan y probos . . . ¡Que Dios nos pille confesados, y con algunas velitas en las manos!
Edo Berrios Cerda
ingeniero de minas, IIMCh,
economista
http://doo.ly/96az
http://paper.li/eberda

RIESGOS EN MINERÍA, UNA DURA REALIDAD

por eberda
Recientemente han ocurrido varios accidentes graves en la industria minera, incluso con desenlaces fatales, y muchos compatriotas se preguntan si es que no se ha aprendido la lección de los 33 en la San José. Y aunque así pareciera, no es tal porque el riesgo en esta industria, cualquiera sea el tamaño de su faena, es inherente a la actividad y a sus procesos productivos. Los trabajos extractivos y los procesos y operaciones unitarias que tiene la minería, difícilmente podrían realizarse en probabilidad sin (cero) riesgo. Lo relevante en estos casos, son el apego a los métodos, las rutinas meticulosas y la prudencia en las acciones, que deben nacer de la propia actitud y convicción de los emprendedores y trabajadores en cada faena o prospección en minas y en las plantas. Ojalá que los últimos eventos, como el ocurrido en Farellón Sánchez (interior Illapel), no sirva sólo para inhibir el emprendimiento, como consecuencia que la autoridad en su función de policía minera – buscando omitirse de implicancias – se dedique en la indagación de responsabilidades, a adoptar más restricciones de operación, bajo estándares que no consideran con realismo las diferencias de tamaño de los sectores de la industria (gran minería, mediana y pequeña minería). El actual DS 132/2004 que estaría siendo objeto de modificación por discusión parlamentaria, motivo de la iniciativa del gobierno para establecer una reforma a la Seguridad de la Minería y una nueva Institucionalidad, no debe convertirse en una carrera obsecada (o para el lucimiento de algunos), por aprobar cuerpos legislativos que a la hora de su aplicación o se ven obligados a ser letra muerta o puedan convertirse en un gran freno que inhiba – por su factibilidad – cumplir el gran aporte que está realizando la minería al desarrollo económico del país. Los temas relacionados a permisos, padrones, planes de faenas de explotación y cierres, son materia de ingeniería de la especialidad, pero también de realismo en la viabilidad de los emprendimientos y sus limitaciones; respecto de los cuales debe tenerse en cuenta los costos asociados que afectan y deterioran, especialmente, esa importante función de exploración y prospección que cumplen innegablemente pequeños y medianos mineros.
Los políticos y la autoridad no pueden aprovecharse de luctuosas circunstancias para justificar un trabajo legislativo atolondrado y falto de pulcridad técnica y normativa.
Afortunadamente las viejas Asociaciones mineras reunidas en la SONAMI (y corrigiendo errores iniciales sobre estas gestiones) han puesto “luz roja” a la acción legislativa deficiente hasta ahora. Meritoria iniciativa han tenido algunos destacados dirigentes como los presidentes Patricio Gatica, Hernán Urquieta, Jorge Pavletic, Slobodan Novak, Francisco Araya, Eduardo Catalano, Estela Segura, Nélson Saavedra y otros, quienes han hecho saber por distintos medios y con mínimos recursos su desacuerdo y rechazo formal a la actual propuesta legislativa. De modo similar, la serie de dificultades que está pasando una vez más la pequeña y mediana minería, no es otra que el reflejo de la falta de políticas de largo plazo (temas relacionados con fomento real en la comercialización de pequeños y medianos, y que trataré en otro artículo) y cierta ausencia de autoridades que entiendan profundamente del tema y la idiosincracia de la gente de esta industria, para quienes no es sólo una cuestión de métricas llevada en escritorios.
Asimismo, otras políticas como las del mercado para el oro y aspectos de costos de las maquilas de concentrados y minerales, no han sido bien tratadas en los últimos tiempos por ENAMI.
En fin, cualquier ciudadano debiera comprender lo doloroso que significan los accidentes con pérdida de vidas, más aún para el dueño de una mina o faena, ya que las víctimas suelen ser muchas veces sus compañeros de trabajo con funciones irremplazables.
No permitamos que la soberbia técnica, ni los intereses politicos de algunos, empañen o tuerzan con desaciertos la larga historia de emprendimientos y éxitos en la industria y negocios mineros de Chile.
Edo Berríos Cerda

//