EMBAUCAMIENTO, SEGREGACIÓN o DEMAGOGIA . . .FUNDAMENTOS de la REFORMA

. . . por eberda

       @eberda

@eberda

Hace algún tiempo rescaté, para mis reflexiones, un acertado vocablo que leí de @MonicaMullor (..embaucamiento..) utilizándolo para referirse a muchas actuaciones en la política chilena, en especial provenientes del mundo de la concertación, que tan implacablemente hizo oposición al pasado gobierno del presidente Piñera.
Hoy me congratulo de haber detectado el valor de tal observación, porque las conductas se van repitiendo y constituyen modus operandis en la construcción política actual del mismo conglomerado que hoy gobierna, mal aggiornado, sordo y equivocado.

La reciente columna reproducida al final de ésta, es buen ejemplo para una materia de crucial significación socio política y del desarrollo de nuestro país; donde la continuidad y mantención de la paz social irrenunciable que necesitamos tener en Chile, nos convoque a acuerdos so pena de reingresar a un nuevo torbellino de inseguridades y anarquías.

Conceptualizar y analizar en detalle la acción pública es lo serio y sustancial a un mejor diagnóstico de la realidad, también es base del mejoramiento de los problemas que aquejan a nuestra educación y su financiamiento; y es donde se cruzan visiones ideológicas, intereses económicos y técnicos y labor docente, por ello rescato lo expuesto por Andrés @allamand con sus opiniones en EM. Es una expresión de búsqueda de la libertad, rectora de una visión de sociedad deseable construir en democracia y es un notable cometido político, que hoy es desoído en el país.
Rejas de la casa grande Se ha dicho que el hombre es libre si sólo tiene que obedecer las leyes y no a las personas.  De tal premisa ha nacido en parte la importancia del Estado de Derecho en la visión liberal, y es una gran fórmula; sin embargo, también es un vago ideal. Entonces buscar una solución a la idea de que no existe límite para el poder del legislador, porque ello sería una derivada de la soberanía popular y el gobierno democrático, también nos conduce a una falacia de libertad, y al final de las aspiraciones del pueblo.
No todos embaucan, no todos somos incautos, no todos en la política son demagogos, . . . eso sí muchos podemos equivocarnos, ha llegado la hora de reflexionar. La sordera ideológica de las formas y los resquicios tuvo su tiempo, que algunas de las actuales generaciones conocimos y quedan duros recuerdos.
Edo. Berríos Cerda
– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –
. . . columna del senador A. Allamand en El Mercurio
El centro de estudios Espacio Público señala acertadamente que uno de los desafíos de nuestro sistema escolar es reducir la alta segregación. Sin embargo, a la hora de explicar tal fenómeno, su diagnóstico es, a la vez, correcto y equivocado.
Es correcto cuando señala que el incumplimiento de la ley en cuanto a la prohibición de seleccionar hasta sexto grado no se cumple ni se fiscaliza. La ley es clara: “En ningún caso se podrá considerar en cada uno de estos cursos el rendimiento escolar pasado o potencial del postulante. Asimismo, en dichos procesos no será requisito la presentación de antecedentes socioeconómicos de la familia del postulante”. Y es equivocado cuando sindica al Financiamiento Compartido (FC) como gran responsable de la segregación.
¿Qué dice la evidencia? De acuerdo con la base de datos del Mineduc, al año 2014, solo el 36,1% de los establecimientos particulares subvencionados tenían FC. ¿Y cuánto representa esa cifra sobre el total de colegios? Un 19,8%. Chile tiene 364 comunas, y en 73 de ellas no hay establecimientos particulares subvencionados. A su vez, en 184 comunas no hay establecimientos que reciban FC. Por ende, solo en 180 comunas hay establecimientos que reciben aportes de los padres y apoderados.
¿A cuánto ascienden tales aportes? En el 44,5% de los casos a menos de $10.025 y en la mitad de ellos, a menos de $5.000. En el 65,7% a menos de $20.055, y en el 87,5% a menos de $40.110. El 12,5% restante cobra entre $40.110 y $80.220 y el porcentaje que se acerca al máximo permitido es no mayor al 1%.
Es efectivo que a la educación estatal municipal asisten niños de familias con un ingreso inferior a los que concurren a la educación particular subvencionada, pero es igualmente cierto que el FC es un factor marginal en tal brecha.
En cualquier caso, el FC puede ser, a diferencia de lo que piensa Espacio Público, un eficaz factor de integración escolar. Para ello bastaría aplicar la norma legal que exige a los establecimientos adscritos al sistema incorporar un 15% de alumnos vulnerables a los mismos (norma que tampoco se cumple mediante un resquicio legal) y hacer obligatoria la subvención escolar preferencial (que impide cobrar a los alumnos que la reciben).
El FC, en un contexto como el señalado, puede, además de lo expuesto, generar un compromiso mayor de los padres con la educación de sus hijos, impulsar la calidad y, sobre todo, hacer posible la diversidad de proyectos educativos, un factor que habitualmente se ignora pero que es el que hace efectiva la libertad de enseñanza. Pero no solo eso: Aun los más enconados adversarios ideológicos del FC (muchos de los cuales son “conversos” que lo apoyaron hasta hace poco) coinciden en que para suprimirlo el Estado debe “compensar” los aportes de los padres. ¿Quién entiende la lógica? Prohibir los aportes voluntarios para reemplazarlos por recursos públicos que debieran destinarse a prioridades acuciantes como las que existen en la educación parvularia y técnico-profesional.
Eyepen_550 petit  En la argumentación de Espacio Público se advierte un claro sesgo antieducación particular subvencionada, una de cuyas expresiones es el rechazo al FC. Es otra ola de la marea ideológica que algunos quisieran instalar como núcleo del debate educacional. En todo caso, lo que la ideología no explica es por qué un sistema que supuestamente “segrega”, “selecciona”, “descrema”, “expulsa arbitrariamente” y además cobra, es consistentemente preferido por la mayoría de los padres y apoderados.
Ciertamente la reconocida seriedad de los académicos de Espacio Público debiera llevarlos a rechazar la simplista y descalificatoria explicación del ministro Eyzaguirre que considera que ello se debe a sostenedores que “embaucan” a familias “incautas”.

http://www.elmercurio.com/blogs/2014/05/15/21852/Segregacion-y-financiamiento-compartido-Disparo-equivocado.aspx

 

Anuncios