La COCINA de Iván y la RECETA de Juan

Seguramente yo resultaría caro como pinche de cocina, por el hábito de criticar cualquier receta propuesta para soluciones sobre

Ivan Weissman_elmostrador

Iván Weissman – El Mostrador Mercados_

economía y emprendimientos. He cultivado esta mala costumbre durante los recorridos años en mi vida profesional; asi que haber visto el video de la entrevista de Iván Weissman de El Mostrador_Mercados a Juan Benavides, presidente de ICARE, me ha motivado a comentarla, y aún cuando comparta buena parte de sus apreciaciones, algunas variantes e intensidades de los ingredientes, no me dejan tranquilo con su receta del pastel.

. . . por @eberda . . .

La Velocidad de los Procesos y la Sociología del Cambio
Escuchando y leyendo la entrevista del invitado, me pregunto de inmediato, ¿cómo pudimos los chilenos habernos embriagado tanto con expectativas demagógicas vendidas?

Juan Benavides_ICARE

Juan Benavides – Pdte ICARE

¿cómo pudimos creer que temporadas de precios dulces del ciclo del cobre podían ser permanente? o ¿cómo pudo el empresario haber cedido y creer en una ilusoria estabilidad de condiciones externas?
Aquí parece ser que se asumió la falacia, una economía pequeña con baja industrialización en las cadena de valor, no podría sostenerse sin adecuación, migrar en grados de regulación y mejorar niveles de coparticipación.

La existencia de las economias, hoy mas que ayer, son realidad de desequilibrios permanentes entre las estructuras y la función, y todas muy determinadas por conductas de mercado, donde el consumidor, también hoy mas que ayer, tiene acceso a mucha información y donde las expectativas le pueden traicionar entre sus atavismos y conductas, y la capacidad de las estructuras sociales, económicas y políticas para adecuarse a cambios locales y globales. O sea, el desarrollo ha alcanzado grados de mayor complejidad para abordarlo seriamente.
Ya no es una cuestión de maximizar rentabilidad de los recursos, ni siquiera tampoco que pudiéramos alcanzar productividades mayores, agregando capacitación; hoy existen necesidades colectivas e individuales que han ido rompiendo algunos paradigmas del consumidor y las personas, y cuya provisión ha ido quedando afuera de las instituciones, las empresas, sus estructuras y normas.
Ademas, estas mismas necesidades, que afectan la funcionalidad de los actores, han generado una dinámica en la velocidad de los procesos industriales, que muchos países latinoamericanos, incluido Chile, no hemos sabido adecuar; en nuestro caso por cierta actitud provinciana local que está presente aún muy fuerte en la concepción de empresa y negocios, especialmente en las medianas, pymes y microempresas.

De aquí que, tanto en lo privado como lo público es una necesidad adaptar las formas del desarrollo con otra dinámica, donde la velocidad de los procesos no siempre los puede controlar la autoridad o el empresario, atendida la aparición permanente de condiciones tecnológicas y sociales cambiantes.

En otras palabras, ya hemos perdido mucho tiempo en no aceptar o darnos cuenta de esto y su incidencia para el desarrollo; el valor de la innovación en las tecnologías, la convocatoria y los acuerdos en lo laboral y gremial y sus expectativas, la calidad de la educación como factor transversal, y la industrialización sectorial como conducta empresarial. Cuanto antes asumamos estos requerimientos, mas cerca estaremos de solucionar el estancamiento o la caída, recuperando la dinámica y la confianza.

Eduardo Berríos Cerda
ingeniero
@eberda

Video entrevista a Juan Benavides por El Mostrador, Iván Weissman

La Cocina de Ivan y_

La Cocina de Iván y la Receta de Juan

Texto de la entrevista a Juan Benavides_ICARE

Anuncios

OPINIÓN sobre BACHELET en El MUNDO

. . . por @eberda . . .

Edo. Berríos Cerda

Aun cuando parezca un juego de palabras, no esta muy alejado de la realidad, y hoy mas de las 3/4 partes de la población solo quiere que Bachelet se vaya, entregue el mandato presidencial y renuncie a su pretensión de gobernar, por su demostración de incapacidad de gestión y de los que la rodean. Así lo entienden los chilenos,  como una absoluta falta de legitimidad real y vigente, esa misma que nace de la voluntad ciudadana, la cual en algún momento se expresara en las urnas y con votos en una democracia , pero que en estos tiempos suele cambiar velozmente, en especial, cuando el soberano e il popolo comprende y demanda por medio de la participación y la protesta de cientos de organizaciones sociales intermedias.

Esta situación política que compartimos una abrumadora mayoría de los chilenos, ha sido recientemente plasmada en opiniones de algunos medios de prensa europeos y latinoamericanos, uno de los que agrego en los párrafos siguientes, y que con magistral simpleza diagnostica y concluye perspectivas.

Bachelet contra las cuerdas2015.jpg large En Chile se dice que lo único que mantiene unida a la Nueva Mayoría -la coalición de Gobierno que reúne desde comunistas a democristianos- es que todos están de acuerdo en criticar a Michelle Bachelet. Este chascarrillo surge de una evidencia, Bachelet se ha convertido en la presidenta más impopular de Chile tras la dictadura de Pinochet. El 72% desaprueba su gestión y sólo el 24% la respalda cuando todavía no ha llegado a la mitad de su mandato, según la empresa Gfk Adimark.

La popularidad de Bachelet, que en su primer mandato figuraba entre las mayores de la historia de Chile, ha sido destruida por varios factores: un programa maximalista radical que no interpreta a todos los chilenos, una mala lectura de la coyuntura económica internacional que ya en 2014 se volvió adversa para Chile (baja del precio del cobre, debilidad de su moneda) y la elección de colaboradores muy mediocres.

Gobierno LADRON.jpg large Sin embargo, nada le ha hecho tanto daño como su propio hijo: Sebastián Dávalos Bachelet. Cuando los chilenos se enteraron que uno de los banqueros más poderosos del país había financiado un pelotazo inmobiliario de la empresa que tenían Dávalos y su esposa, la presidenta quedó situada en el ojo de un huracán. El hijo, además, formaba parte del Gobierno bajo el ampuloso cargo de “Director sociocultural de la Presidencia” y tuvo que dimitir en febrero de este año, no sin antes ordenar el borrado del disco duro de su ordenador.

Que su propio hijo pasara en pocas horas a formar parte del 1% más rico del país contra el que Bachelet había hecho campaña exigiendo que pagaran más impuestos para mitigar las desigualdades, sentenció el programa electoral de la Nueva Mayoría y de paso a Bachelet, que no se ha recuperado del impacto.
CIRCO LaMoneda 2015.jpg large Hace 100 días, la presidenta cambió los dos puestos clave de su gabinete, los ministros de Interior y Hacienda. Sin embargo, a los pocos días desautorizó a uno de ellos y debilitó al otro, razón por la cual ambos llevan todo este tiempo intentando recomponer su autoridad. Uno de sus nuevos colaboradores le hizo un flaco favor al comentar públicamente un rumor que circula desde hace meses por la red whatsapp y que fue convertido en historia política de primera plana por un diario digital, según el cual la presidenta estaría con una fuerte depresión.

En la prensa se habla de golpe blanco contra la presidenta y en los corrillos políticos que dimitirá después del 11 de marzo de 2016 para permitir que el Congreso elija a un sucesor por lo que resta de su mandato.

Entre tanto, la confianza empresarial se encuentra en su peor nivel en 6 años, la inversión acumula 8 trimestres cayendo, y el Gobierno ha incrementado el gasto público un 10% de un año para otro sin mayor explicación.

Nada indica que la incertidumbre vaya a ceder y se acerca la fecha en que el hijo de Bachelet debe ser imputado o absuelto por tráfico de influencias. Si se formaliza la acusación, la continuidad de la presidenta parece muy difícil. Bachelet_Titanic.jpg small

_________________________________________________________

En menos de un año el segundo gobierno de la primera mujer presidente de Chile, se ha convertido en un tema de mofa en medios locales, regionales e incluso mundiales, deteriorando la imagen de la autoridad del país y su impecable proceso de democratización los últimos 25 años. Y para hacer mas incomprensible en la opinión pública de europa, américa y muchos otras naciones, el vuelco de un aparentemente falso milagro económico o sincerar la fragilidad del éxito, cuando la política se desarrolla sobre conductas sin una ética basal compartida por todos o cuando los responsables de la gobernabilidad caen en excesos o demagogia barata.

Aún no se dimensiona el daño que su propio hijo, con su codicia y corrupción, avalado por el silencio y luego por las mentiras de misma Bachelet que se provocaron, al financiar eso un golazo inmobiliario

_________________________________________________________

Nota : Parte de esta columna es un artículo en el periódico El Mundo del 5 de septiembre pasado, y que coincide con otros medios de prensa sobre comentarios que circulan en diversos países europeos.
John Müller

John Müller

ENTRE LA CORRUPCIÓN Y LA LIBERTAD

. . . por @eberda . . .

Dávalos Bachelet y Kitchner Jr.

Dávalos Bachelet y Kitchner Jr.

Cada vez se hace más realidad lo comentado hace días atrás en la prensa de medios internacionales, donde ese Chile que parecía ser un motor y un referente latinoamericano de desarrollo y progreso, hoy se entrampa en la libertad, pareciendo que ello fuese un problema para sus autoridades, el gobierno dirigido por socialistas y comunistas granscianos, sus representantes en el Congreso y muchas de sus instituciones intermedias, confundidas entre el desempeño de sus roles y responsabilidades político-administrativo y los intereses personales de los actores, quienes no renuncian ni a sus privilegios temporales, ni quieren desaprovechar la oportunidad de obtener ganancias espurias en su origen, lleno de acciones corruptas y abusos de tráfico de intereses e influencias del poder. http://nyti.ms/19bOkTL

Los terrenos de CAVAL, Machali, región de O'Higgins

Los terrenos de CAVAL, Machali, región de O’Higgins

 Fue acertado el artículo del New York Times que visualizó la caída del ritmo en la actividad económica, pero además capto las posibilidades de como las disputas de formas y otras mas sustantivas de las reformas que se pretenden implementar, promueve un inexplicable relato de “perdidos por el verano 2015”; y cayendo en el descrédito institucional de la República, nada menos y nada mas que de la propia presidencia de la nación, donde el hijo de la presidenta Michelle Bachelet y su nuera, se coluden con el principal banquero del país, para la especulación inmobiliaria y el uso de cambios de calificación de terrenos y suelos urbanos y de extensión, para servir en plusvalías manipuladas administrativamente, con sociedades de papel, sin real capital o utilizando crédito otorgado por el mismo banquero de marras, probablemente a cambio de futuros favores o protecciones de la autoridad en otros de los innumerables negocios que maneja

Banquero Luksic implicado en la colusión de tráfico de influencias

Banquero Luksic implicado en la colusión de tráfico de influencias

 Es quizás la expresión mas depurada de un país bananero, hipócrita en las formas, donde las políticas y corrientes socialistas, como en la España de hace algunas décadas corrompieron las buenas costumbre, haciendo que la codicia privada y la ausencia de ética en el servicio público, fuera el motivo del emprendimiento en los negocios y de las formas de hacer política.

Presidentas Bachellet y Fernandez Kitchner charlando

Presidentas Bachellet y Fernandez Kitchner charlando

 Peor aún, la autoridad y la institución del presidente de la República ha pasado ha constituir figura de mofa internacional, y junto a la inefable CFK en la Argentina y la reelecta presidenta Rousseff de Brasil conforman un selecto club de gobernantes, donde cualquier observador serio se preguntara sobre sus respectivos países, . . . ¿Quién gobierna?