La COCINA de Iván y la RECETA de Juan

Seguramente yo resultaría caro como pinche de cocina, por el hábito de criticar cualquier receta propuesta para soluciones sobre

Ivan Weissman_elmostrador

Iván Weissman – El Mostrador Mercados_

economía y emprendimientos. He cultivado esta mala costumbre durante los recorridos años en mi vida profesional; asi que haber visto el video de la entrevista de Iván Weissman de El Mostrador_Mercados a Juan Benavides, presidente de ICARE, me ha motivado a comentarla, y aún cuando comparta buena parte de sus apreciaciones, algunas variantes e intensidades de los ingredientes, no me dejan tranquilo con su receta del pastel.

. . . por @eberda . . .

La Velocidad de los Procesos y la Sociología del Cambio
Escuchando y leyendo la entrevista del invitado, me pregunto de inmediato, ¿cómo pudimos los chilenos habernos embriagado tanto con expectativas demagógicas vendidas?

Juan Benavides_ICARE

Juan Benavides – Pdte ICARE

¿cómo pudimos creer que temporadas de precios dulces del ciclo del cobre podían ser permanente? o ¿cómo pudo el empresario haber cedido y creer en una ilusoria estabilidad de condiciones externas?
Aquí parece ser que se asumió la falacia, una economía pequeña con baja industrialización en las cadena de valor, no podría sostenerse sin adecuación, migrar en grados de regulación y mejorar niveles de coparticipación.

La existencia de las economias, hoy mas que ayer, son realidad de desequilibrios permanentes entre las estructuras y la función, y todas muy determinadas por conductas de mercado, donde el consumidor, también hoy mas que ayer, tiene acceso a mucha información y donde las expectativas le pueden traicionar entre sus atavismos y conductas, y la capacidad de las estructuras sociales, económicas y políticas para adecuarse a cambios locales y globales. O sea, el desarrollo ha alcanzado grados de mayor complejidad para abordarlo seriamente.
Ya no es una cuestión de maximizar rentabilidad de los recursos, ni siquiera tampoco que pudiéramos alcanzar productividades mayores, agregando capacitación; hoy existen necesidades colectivas e individuales que han ido rompiendo algunos paradigmas del consumidor y las personas, y cuya provisión ha ido quedando afuera de las instituciones, las empresas, sus estructuras y normas.
Ademas, estas mismas necesidades, que afectan la funcionalidad de los actores, han generado una dinámica en la velocidad de los procesos industriales, que muchos países latinoamericanos, incluido Chile, no hemos sabido adecuar; en nuestro caso por cierta actitud provinciana local que está presente aún muy fuerte en la concepción de empresa y negocios, especialmente en las medianas, pymes y microempresas.

De aquí que, tanto en lo privado como lo público es una necesidad adaptar las formas del desarrollo con otra dinámica, donde la velocidad de los procesos no siempre los puede controlar la autoridad o el empresario, atendida la aparición permanente de condiciones tecnológicas y sociales cambiantes.

En otras palabras, ya hemos perdido mucho tiempo en no aceptar o darnos cuenta de esto y su incidencia para el desarrollo; el valor de la innovación en las tecnologías, la convocatoria y los acuerdos en lo laboral y gremial y sus expectativas, la calidad de la educación como factor transversal, y la industrialización sectorial como conducta empresarial. Cuanto antes asumamos estos requerimientos, mas cerca estaremos de solucionar el estancamiento o la caída, recuperando la dinámica y la confianza.

Eduardo Berríos Cerda
ingeniero
@eberda

Video entrevista a Juan Benavides por El Mostrador, Iván Weissman

La Cocina de Ivan y_

La Cocina de Iván y la Receta de Juan

Texto de la entrevista a Juan Benavides_ICARE

EMBAUCAMIENTO, SEGREGACIÓN o DEMAGOGIA . . .FUNDAMENTOS de la REFORMA

. . . por eberda

       @eberda

@eberda

Hace algún tiempo rescaté, para mis reflexiones, un acertado vocablo que leí de @MonicaMullor (..embaucamiento..) utilizándolo para referirse a muchas actuaciones en la política chilena, en especial provenientes del mundo de la concertación, que tan implacablemente hizo oposición al pasado gobierno del presidente Piñera.
Hoy me congratulo de haber detectado el valor de tal observación, porque las conductas se van repitiendo y constituyen modus operandis en la construcción política actual del mismo conglomerado que hoy gobierna, mal aggiornado, sordo y equivocado.

La reciente columna reproducida al final de ésta, es buen ejemplo para una materia de crucial significación socio política y del desarrollo de nuestro país; donde la continuidad y mantención de la paz social irrenunciable que necesitamos tener en Chile, nos convoque a acuerdos so pena de reingresar a un nuevo torbellino de inseguridades y anarquías.

Conceptualizar y analizar en detalle la acción pública es lo serio y sustancial a un mejor diagnóstico de la realidad, también es base del mejoramiento de los problemas que aquejan a nuestra educación y su financiamiento; y es donde se cruzan visiones ideológicas, intereses económicos y técnicos y labor docente, por ello rescato lo expuesto por Andrés @allamand con sus opiniones en EM. Es una expresión de búsqueda de la libertad, rectora de una visión de sociedad deseable construir en democracia y es un notable cometido político, que hoy es desoído en el país.
Rejas de la casa grande Se ha dicho que el hombre es libre si sólo tiene que obedecer las leyes y no a las personas.  De tal premisa ha nacido en parte la importancia del Estado de Derecho en la visión liberal, y es una gran fórmula; sin embargo, también es un vago ideal. Entonces buscar una solución a la idea de que no existe límite para el poder del legislador, porque ello sería una derivada de la soberanía popular y el gobierno democrático, también nos conduce a una falacia de libertad, y al final de las aspiraciones del pueblo.
No todos embaucan, no todos somos incautos, no todos en la política son demagogos, . . . eso sí muchos podemos equivocarnos, ha llegado la hora de reflexionar. La sordera ideológica de las formas y los resquicios tuvo su tiempo, que algunas de las actuales generaciones conocimos y quedan duros recuerdos.
Edo. Berríos Cerda
– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –
. . . columna del senador A. Allamand en El Mercurio
El centro de estudios Espacio Público señala acertadamente que uno de los desafíos de nuestro sistema escolar es reducir la alta segregación. Sin embargo, a la hora de explicar tal fenómeno, su diagnóstico es, a la vez, correcto y equivocado.
Es correcto cuando señala que el incumplimiento de la ley en cuanto a la prohibición de seleccionar hasta sexto grado no se cumple ni se fiscaliza. La ley es clara: “En ningún caso se podrá considerar en cada uno de estos cursos el rendimiento escolar pasado o potencial del postulante. Asimismo, en dichos procesos no será requisito la presentación de antecedentes socioeconómicos de la familia del postulante”. Y es equivocado cuando sindica al Financiamiento Compartido (FC) como gran responsable de la segregación.
¿Qué dice la evidencia? De acuerdo con la base de datos del Mineduc, al año 2014, solo el 36,1% de los establecimientos particulares subvencionados tenían FC. ¿Y cuánto representa esa cifra sobre el total de colegios? Un 19,8%. Chile tiene 364 comunas, y en 73 de ellas no hay establecimientos particulares subvencionados. A su vez, en 184 comunas no hay establecimientos que reciban FC. Por ende, solo en 180 comunas hay establecimientos que reciben aportes de los padres y apoderados.
¿A cuánto ascienden tales aportes? En el 44,5% de los casos a menos de $10.025 y en la mitad de ellos, a menos de $5.000. En el 65,7% a menos de $20.055, y en el 87,5% a menos de $40.110. El 12,5% restante cobra entre $40.110 y $80.220 y el porcentaje que se acerca al máximo permitido es no mayor al 1%.
Es efectivo que a la educación estatal municipal asisten niños de familias con un ingreso inferior a los que concurren a la educación particular subvencionada, pero es igualmente cierto que el FC es un factor marginal en tal brecha.
En cualquier caso, el FC puede ser, a diferencia de lo que piensa Espacio Público, un eficaz factor de integración escolar. Para ello bastaría aplicar la norma legal que exige a los establecimientos adscritos al sistema incorporar un 15% de alumnos vulnerables a los mismos (norma que tampoco se cumple mediante un resquicio legal) y hacer obligatoria la subvención escolar preferencial (que impide cobrar a los alumnos que la reciben).
El FC, en un contexto como el señalado, puede, además de lo expuesto, generar un compromiso mayor de los padres con la educación de sus hijos, impulsar la calidad y, sobre todo, hacer posible la diversidad de proyectos educativos, un factor que habitualmente se ignora pero que es el que hace efectiva la libertad de enseñanza. Pero no solo eso: Aun los más enconados adversarios ideológicos del FC (muchos de los cuales son “conversos” que lo apoyaron hasta hace poco) coinciden en que para suprimirlo el Estado debe “compensar” los aportes de los padres. ¿Quién entiende la lógica? Prohibir los aportes voluntarios para reemplazarlos por recursos públicos que debieran destinarse a prioridades acuciantes como las que existen en la educación parvularia y técnico-profesional.
Eyepen_550 petit  En la argumentación de Espacio Público se advierte un claro sesgo antieducación particular subvencionada, una de cuyas expresiones es el rechazo al FC. Es otra ola de la marea ideológica que algunos quisieran instalar como núcleo del debate educacional. En todo caso, lo que la ideología no explica es por qué un sistema que supuestamente “segrega”, “selecciona”, “descrema”, “expulsa arbitrariamente” y además cobra, es consistentemente preferido por la mayoría de los padres y apoderados.
Ciertamente la reconocida seriedad de los académicos de Espacio Público debiera llevarlos a rechazar la simplista y descalificatoria explicación del ministro Eyzaguirre que considera que ello se debe a sostenedores que “embaucan” a familias “incautas”.

http://www.elmercurio.com/blogs/2014/05/15/21852/Segregacion-y-financiamiento-compartido-Disparo-equivocado.aspx

 

ILEGITIMIDAD . . O . . GATOPARDISMO

. . . por eberda . . .
Preocupante, por decir lo menos, será un resultado en las elecciones chilenas del balotaje si la participación es menor de un 40% o lo bordea.
Y así parece ocurrirá; también ardua será la tarea de la gobernante y sus cercanos que asuman dicha responsabilidad, porque cualquier expresión de grupos inorgánicos políticamente hablando, se sentirán con derechos a alegar representación indeterminada, pero que la prensa y algunos periodistas buscando “cuñas” sin filtros o sin pudor profesional generarán opinión y referentes, en muchos casos de ilusiones o falacias.

"Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie"

“Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”

 Este es el panorama político y social   menos deseado para un Chile que se asomaba vigorozamente a las puertas del tan buscado desarrollo. Aquel que ha hecho a muchos de los últimos gobernantes buscar integraciones en comunidades como la OECD y otras donde quizás hoy los acuerdos y normas, hacen pagar al ciudadano del Chile profundo un costo social de complejas asimetrías en materias de distribución del ingreso, del desarrollo industrial en sectores como la energía y la minería, en la educación o en la salud.
La gran reflexión y el espacio de conversación forzada que deberá abordarse en el país a partir de mañana entre oposición y gobierno, instituciones intermedias e incluso poderes políticos como el judicial, que normalmente ha sido observante en las decisiones de Estado, especialmente cuando conllevan aspectos ideológicos, deberán asumir sus responsabilidad pública como actores reales. No es menor, por ejemplo, la intervención en prensa hoy del actual presidente de la Corte Suprema, refiriéndose al consentimiento del poder legislativo para con uno de sus pares por su mérito o derecho a un asiento en el máximo tribunal de la República.

La ilegitimidad es algo muy serio cuando se trata de espacios, poder y responsabilidad pública. Porque teniendo presente aún los desmanes y saqueos del 27F, los fraudes de negocios de cadenas en retail o farmacias, la no rendición de cuentas en áreas de la educación, entre otros cientos ocurridos los últimos 20 años, y, hoy para coronar, el caso Cascadas que afecta al mercado de valores chilenos en pleno desarrollo investigativo, enturbia la experiencia vivida de la gestión y autoridad del Estado.
Todo lo anterior exige autoridad representativa y capaz de resolver una ausencia de sobriedad y respeto cuasi perdidas en el país actual.

Castello_di_Donnafugata_Lampedusa

Castello_di_Donnafugata_Lampedusa

  ¿Será que el mensaje del gran soberano elector es exponer al país a una ilegitimidad forzada, para que tome conciencia de la necesidad de mejorar políticas públicas y participación ciudadana, en búsqueda de mejor equidad en la riqueza y ante un desarrollo dispar?
¿Será que este Chile profundo quiere hacer notar que está convencido y cansado de un gatopardismo incoloro, que ayer se disfrazó de concertación democrática, luego de una alianza renovadora y hoy pretende continuar contando embaucamientos pseudo-socialistas ilusorios?

Lo que venga serán, a lo menos, tiempos de una frágil estabilidad social en cuanto a la paz ciudadana, si no ponemos una fuerte dosis de racionalidad y voluntad en corregir excesos, abusos o proponer cambios populistas dirigidos por nuevos o viejos aparecidos, que por generaciones se han servido del servicio público, más que entregarse al servicio del país.

EBC

//

Prueba al Islam del Nilo . . . 33ºC a la sombra . . .

. . .  por  eberda . . .

 Cualquier occidental de mi generación y de varias siguientes, creció conociendo en el cine y la TV las historias de la reina Cleopatra o las de Tutankamón -el faraón de la máscara de oro- o de Ahkenatón, el monoteísta revolucionario; en fin, son más de 3000 años que nos separan de una larga e increíble cultura a lo largo del Nilo, donde desde persas, shiitas, macedonios y griegos, romanos o beduinos, y otros europeos que pasaron o llegaron, conquistaron o dejaron parte de su impronta y cultura en testimonios, construcciones y arte, que hoy seguimos admirando como el otrora baluarte de la civilización.

Morsi_OUT_politica_Pza_Tahrir_Egipto_20130703_0095_6 Sin duda, los más jóvenes debieran recorrer su historia para una mejor comprensión -a los 85 años de vida- desde que en esa nación africana se estableciera como base una república moderna, soportada en un Estado multicultural-religioso, declarada árabe transcontinental, con ascendiente del Islam y un ejército garante de su constitución y sus estamentos políticos.

 Así es como Egipto nace desde el siglo XIX al XX, luego de 80 inestables y azarosos años (1802 -85) de control y dominios francés y británico, constituyéndose en protectorado de la Inglaterra imperial (1922 ) y digamoslo objetivamente -sólo desde que deja de serlo- recién puede ser considerado un estado fuerte, con ciertas autonomías, donde hoy requiere crecimiento y desarrollo para más de 84 millones de personas.

 Parte de su institucionalidad la creó Mohammed Ali Pasha al marcar al Estado egipcio moderno con la creación de un ejército al estilo europeo, como parte central del proyecto de nación. También fue un hito el derrocamiento de su bisnieto en 1952 por oficiales jóvenes del ejército, y pronto Nasser, Sadat y Mubarak crean este estado semi-presidencial sobre fuerzas armadas con voz y poder de decisión política, como una especie de soporte funcional permanente de constitucionalidad.

  En su historia salpicada de garantes militares, que al final no pueden lidiar con éxito contra vecinos como Israel en la guerra de los Seis Días (1967), no obstante haber obtenido Nasser la titularidad del canal de Suez (1956), es quizás sólo la paz negociada por Sadat (1978) que restablece en parte las ideas de la nación concebida. Así que tiene sentido señalar al primer levantamiento contra el gobierno islamista de ese Egipto nacido en 1928, como el inicio político real de sus sectores o partidos nacionales propios.

Tahrir Square, Cairo jul 07,2013

Tahrir Square, Cairo jul 07,2013

 Después de 85 años de lo establecido por el legado de Mohammed, el actual movimiento contra un gobierno islamista, recién hace días atrás -el derrocamiento de Morsi de la Hermandad Musulmana- es el hecho político históricamente más trascendente. Aunque algunos medios extranjeros sean críticos con la intervención del ejército en los eventos del 3 de Julio, la participación del pueblo en la Plaza Tahrir y otras lugares, los 33ºC grados a la sombra, los cánticos de enojo contra el Presidente Morsi, los sonidos de cornetas al mediodía y los fuegos artificiales y show de rayos laser hacia la noche, marcaron la voluntad popular expresada en cientos de miles de egipcios vociferantes, que observan como conductas islamistas, en el quehacer de las políticas públicas, pueden resultar poco adecuadas a los equilibrios de un Egipto moderno transcontinental, manteniendo en un mal pie como nación a una sociedad llena de demandas económico sociales.

Hechos innegables de administración y política que intensificaron un Estado, donde su economía ha llegado a mantener hasta por sobre un trece por ciento la cesantía reconocida, controles de precios y desabastecimiento en muchos productos, contantes pérdidas y caídas en el suministro energético, y una inflación por más de 20%, constituyen motivaciones para explicar algo de lo que ocurre socialmente.

 Quizás más que ello, sólo necesitan de un gobierno más eficiente para adaptarse a las condiciones del mundo globalizado, y peor que no está observando ni actuando frente a la crisis económica que afecta a la mayoría de los países, en especial a Europa.

 Lo de Hosni Mubarack considerado un golpe de estado, ni siquiera alcanzó a ello, fue un golpe de Palacio, o sea como una escaramuza de espumita en una real revuelta popular.  A los generales de los días de Mubarak, les sacaron de las Oficinas, pero han conservado muchos la mayor parte de las instituciones del estado. Lo ocurrido entonces no fue un movimiento efectivo de ideas, y el ejército ejerció su rol teórico contemplado constitucionalmente.

 Ahora ha sido diferente, y en caso alguno debiera confundirse con un golpe de militares ambiciosos, por lo que nada indica que en esta ocasión se haya eclipsado el orden constitucional de la república para la idiosincracia egipcia. En todo caso, es una interesante circunstancia histórica, política y sociológica que amerita ser seguida las próximas semanas y meses.

Cairo, Egypt, Morsi is overthrown July 2013

Cairo, Egypt, Morsi is overthrown July 2013

 Ojalá los elementos de guerra civil yacentes en Egipto, no se sobrepongan a una solución pacífica y el gobierno temporal del Pdte del Tribunal Constitucional tenga capacidad para convocar a la cordura, mientras ordena y apacigua ánimos para nuevas elecciones.  Lo anterior, enmarcado en los temas religiosos inherentes a su multiculturalismo, su estratégica posición geopolítica que la hace presa de su propia política exterior, tanto como de los intereses de otras potencias, y sin duda de la opción y resultados que programas y labor educativa logren moldear en las nuevas juventudes, frente a una democracia buscada, a su autoritarismo fundacional,  y a una sociedad libre participante.

Edo.  Berríos Cerda
ing de minas /economista

//