Crisis Bolivariana, el Inepto, la Corrupción y la Dictadura

El socialismo del siglo XXI tiene un nueva víctima, Venezuela. El país está sumido en un profunda crisis. Esto es producto a las aberrantes políticas públicas de Nicolás Maduro. Crisis que lejos de estabilizarse se ha profundizado con una sociedad y economía en caos.

No fue suficiente para Maduro liquidar la economía Venezolana y depreciar el Bolívar en más de un 90%, ahora tiene a los ciudadanos, prácticamente, sin acceso a la compra de bienes básicos, con quizás la política monetaria más irracional y populista de la historia. Una crisis social por desabastecimiento que tiene al pueblo en la calle, en eternas filas sin lograr conseguir acceso ahora al cambio de un billete. La idea sacar de circulación el billete de 100 Bolívares, en pocos días por “ilegal”, y que es hasta el 70% aprox. de la masa monetaria, ha resultado demencial, porque el banco central no entrega sustituto sino depósito. Hacer algo así sólo podría hacerlo un inepto.

Venezuela colapsó.

Hay saqueos, muertos y la oposición pide la renuncia inmediata de Maduro. Este personaje perverso, quien jamás debió haber llegado al poder, se niega hoy ir a elecciones polarizando más a su país, en un caos provocado por su propia responsabilidad.

Maduro se cree un planificador central dándose el lujo de limitar las libertades individuales, eliminar la propiedad y asumir que es capaz él como Estado, de tomar mejores decisiones de los ciudadanos, llamándolo progreso.

Este es el progreso de la miseria en siglo XXI.

Paradojicamente en nuestro país este modelo tiene seguidores como Navarro, Tellier, Vallejos y compañía. Yo los invitaría a pasar la Navidad a este paraíso. Ahora que defiendan el modelo que tanto admiran. ¿ Por qué no hacerla extensiva a su vida cotidiana ?

Para quienes somos defensores de la libertad individual, de la propiedad (pensamiento, cuerpo y bienes) y de un marco institucional que garantice la igualdad ante la ley, como así también el respeto irrectricto al plan vital del otro, encontramos aberrante la figura de Maduro, y hacia donde a llevado a Venezuela. Esta es la fatal arrogancia del socialismo como citaba Hayek, creerse capaz de controlar toda la economía a través de la ingeniería social.

Y es el momento de llamar a la reflexión para que los chilenos sigamos muy de cerca estos regímenes socialistas Latinoamericanos. Un nuevo gobierno como el actual de la Nueva Mayoría nos acercará peligrosamente al modelo Bolivariano.   Los socialistas ineptos abundan en América Latina, y Venezuela no tiene el monopolio, aquí hay varios que quieren llevar nuevamente a Chile por ese rumbo.

El único camino que hará volver a Chile por vía correcta será un gobierno que respete las libertades, que estimule la inversión y el ahorro, que genere expectativas positivas factibles, que promueva la competencia en el mercado y el libre emprendimiento. Y ese sello hoy en Chile, solo lo posee un gobierno de centro derecha.

José Fco. Cuevas Vila
Ingeniero Comercial UNAB
Magister en Economía UNAB-IEDE
Cursando Master en Pol.Económica SMC

ILEGITIMIDAD . . O . . GATOPARDISMO

. . . por eberda . . .
Preocupante, por decir lo menos, será un resultado en las elecciones chilenas del balotaje si la participación es menor de un 40% o lo bordea.
Y así parece ocurrirá; también ardua será la tarea de la gobernante y sus cercanos que asuman dicha responsabilidad, porque cualquier expresión de grupos inorgánicos políticamente hablando, se sentirán con derechos a alegar representación indeterminada, pero que la prensa y algunos periodistas buscando “cuñas” sin filtros o sin pudor profesional generarán opinión y referentes, en muchos casos de ilusiones o falacias.

"Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie"

“Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”

 Este es el panorama político y social   menos deseado para un Chile que se asomaba vigorozamente a las puertas del tan buscado desarrollo. Aquel que ha hecho a muchos de los últimos gobernantes buscar integraciones en comunidades como la OECD y otras donde quizás hoy los acuerdos y normas, hacen pagar al ciudadano del Chile profundo un costo social de complejas asimetrías en materias de distribución del ingreso, del desarrollo industrial en sectores como la energía y la minería, en la educación o en la salud.
La gran reflexión y el espacio de conversación forzada que deberá abordarse en el país a partir de mañana entre oposición y gobierno, instituciones intermedias e incluso poderes políticos como el judicial, que normalmente ha sido observante en las decisiones de Estado, especialmente cuando conllevan aspectos ideológicos, deberán asumir sus responsabilidad pública como actores reales. No es menor, por ejemplo, la intervención en prensa hoy del actual presidente de la Corte Suprema, refiriéndose al consentimiento del poder legislativo para con uno de sus pares por su mérito o derecho a un asiento en el máximo tribunal de la República.

La ilegitimidad es algo muy serio cuando se trata de espacios, poder y responsabilidad pública. Porque teniendo presente aún los desmanes y saqueos del 27F, los fraudes de negocios de cadenas en retail o farmacias, la no rendición de cuentas en áreas de la educación, entre otros cientos ocurridos los últimos 20 años, y, hoy para coronar, el caso Cascadas que afecta al mercado de valores chilenos en pleno desarrollo investigativo, enturbia la experiencia vivida de la gestión y autoridad del Estado.
Todo lo anterior exige autoridad representativa y capaz de resolver una ausencia de sobriedad y respeto cuasi perdidas en el país actual.

Castello_di_Donnafugata_Lampedusa

Castello_di_Donnafugata_Lampedusa

  ¿Será que el mensaje del gran soberano elector es exponer al país a una ilegitimidad forzada, para que tome conciencia de la necesidad de mejorar políticas públicas y participación ciudadana, en búsqueda de mejor equidad en la riqueza y ante un desarrollo dispar?
¿Será que este Chile profundo quiere hacer notar que está convencido y cansado de un gatopardismo incoloro, que ayer se disfrazó de concertación democrática, luego de una alianza renovadora y hoy pretende continuar contando embaucamientos pseudo-socialistas ilusorios?

Lo que venga serán, a lo menos, tiempos de una frágil estabilidad social en cuanto a la paz ciudadana, si no ponemos una fuerte dosis de racionalidad y voluntad en corregir excesos, abusos o proponer cambios populistas dirigidos por nuevos o viejos aparecidos, que por generaciones se han servido del servicio público, más que entregarse al servicio del país.

EBC

//

Prueba al Islam del Nilo . . . 33ºC a la sombra . . .

. . .  por  eberda . . .

 Cualquier occidental de mi generación y de varias siguientes, creció conociendo en el cine y la TV las historias de la reina Cleopatra o las de Tutankamón -el faraón de la máscara de oro- o de Ahkenatón, el monoteísta revolucionario; en fin, son más de 3000 años que nos separan de una larga e increíble cultura a lo largo del Nilo, donde desde persas, shiitas, macedonios y griegos, romanos o beduinos, y otros europeos que pasaron o llegaron, conquistaron o dejaron parte de su impronta y cultura en testimonios, construcciones y arte, que hoy seguimos admirando como el otrora baluarte de la civilización.

Morsi_OUT_politica_Pza_Tahrir_Egipto_20130703_0095_6 Sin duda, los más jóvenes debieran recorrer su historia para una mejor comprensión -a los 85 años de vida- desde que en esa nación africana se estableciera como base una república moderna, soportada en un Estado multicultural-religioso, declarada árabe transcontinental, con ascendiente del Islam y un ejército garante de su constitución y sus estamentos políticos.

 Así es como Egipto nace desde el siglo XIX al XX, luego de 80 inestables y azarosos años (1802 -85) de control y dominios francés y británico, constituyéndose en protectorado de la Inglaterra imperial (1922 ) y digamoslo objetivamente -sólo desde que deja de serlo- recién puede ser considerado un estado fuerte, con ciertas autonomías, donde hoy requiere crecimiento y desarrollo para más de 84 millones de personas.

 Parte de su institucionalidad la creó Mohammed Ali Pasha al marcar al Estado egipcio moderno con la creación de un ejército al estilo europeo, como parte central del proyecto de nación. También fue un hito el derrocamiento de su bisnieto en 1952 por oficiales jóvenes del ejército, y pronto Nasser, Sadat y Mubarak crean este estado semi-presidencial sobre fuerzas armadas con voz y poder de decisión política, como una especie de soporte funcional permanente de constitucionalidad.

  En su historia salpicada de garantes militares, que al final no pueden lidiar con éxito contra vecinos como Israel en la guerra de los Seis Días (1967), no obstante haber obtenido Nasser la titularidad del canal de Suez (1956), es quizás sólo la paz negociada por Sadat (1978) que restablece en parte las ideas de la nación concebida. Así que tiene sentido señalar al primer levantamiento contra el gobierno islamista de ese Egipto nacido en 1928, como el inicio político real de sus sectores o partidos nacionales propios.

Tahrir Square, Cairo jul 07,2013

Tahrir Square, Cairo jul 07,2013

 Después de 85 años de lo establecido por el legado de Mohammed, el actual movimiento contra un gobierno islamista, recién hace días atrás -el derrocamiento de Morsi de la Hermandad Musulmana- es el hecho político históricamente más trascendente. Aunque algunos medios extranjeros sean críticos con la intervención del ejército en los eventos del 3 de Julio, la participación del pueblo en la Plaza Tahrir y otras lugares, los 33ºC grados a la sombra, los cánticos de enojo contra el Presidente Morsi, los sonidos de cornetas al mediodía y los fuegos artificiales y show de rayos laser hacia la noche, marcaron la voluntad popular expresada en cientos de miles de egipcios vociferantes, que observan como conductas islamistas, en el quehacer de las políticas públicas, pueden resultar poco adecuadas a los equilibrios de un Egipto moderno transcontinental, manteniendo en un mal pie como nación a una sociedad llena de demandas económico sociales.

Hechos innegables de administración y política que intensificaron un Estado, donde su economía ha llegado a mantener hasta por sobre un trece por ciento la cesantía reconocida, controles de precios y desabastecimiento en muchos productos, contantes pérdidas y caídas en el suministro energético, y una inflación por más de 20%, constituyen motivaciones para explicar algo de lo que ocurre socialmente.

 Quizás más que ello, sólo necesitan de un gobierno más eficiente para adaptarse a las condiciones del mundo globalizado, y peor que no está observando ni actuando frente a la crisis económica que afecta a la mayoría de los países, en especial a Europa.

 Lo de Hosni Mubarack considerado un golpe de estado, ni siquiera alcanzó a ello, fue un golpe de Palacio, o sea como una escaramuza de espumita en una real revuelta popular.  A los generales de los días de Mubarak, les sacaron de las Oficinas, pero han conservado muchos la mayor parte de las instituciones del estado. Lo ocurrido entonces no fue un movimiento efectivo de ideas, y el ejército ejerció su rol teórico contemplado constitucionalmente.

 Ahora ha sido diferente, y en caso alguno debiera confundirse con un golpe de militares ambiciosos, por lo que nada indica que en esta ocasión se haya eclipsado el orden constitucional de la república para la idiosincracia egipcia. En todo caso, es una interesante circunstancia histórica, política y sociológica que amerita ser seguida las próximas semanas y meses.

Cairo, Egypt, Morsi is overthrown July 2013

Cairo, Egypt, Morsi is overthrown July 2013

 Ojalá los elementos de guerra civil yacentes en Egipto, no se sobrepongan a una solución pacífica y el gobierno temporal del Pdte del Tribunal Constitucional tenga capacidad para convocar a la cordura, mientras ordena y apacigua ánimos para nuevas elecciones.  Lo anterior, enmarcado en los temas religiosos inherentes a su multiculturalismo, su estratégica posición geopolítica que la hace presa de su propia política exterior, tanto como de los intereses de otras potencias, y sin duda de la opción y resultados que programas y labor educativa logren moldear en las nuevas juventudes, frente a una democracia buscada, a su autoritarismo fundacional,  y a una sociedad libre participante.

Edo.  Berríos Cerda
ing de minas /economista

//