CHILE y su ESTADO basura . . . mera coincidencia

. . . por eberda . . .
La obligación de prestar seguridad a los ciudadanos es del Estado. Esta misión normada no es una opción ni una tarea pública subsidiaria, es una responsabilidad de origen. Hoy es muy pertinente recordar y puntualizarlo, precisamente, cuando parte del territorio de la nación es asolado una y otra vez, por acciones terroristas de bandas armadas que asesinan personas pacíficas (caso de Luchsinger-Mackay en Vilcún), queman sus hogares, los enseres y equipos de trabajo, iglesias y cualquier instalación que consideren parte del establishment de nuestra sociedad. Lo último ha sido un ataque masivo a flotas de camiones en sus recintos cerrados de aparcaderos, como ocurrió hace un par de días en el atentado incendiario a 29 camiones en San José de la Mariquina, en el Sur de Chile.

Todas las acciones de violencia terrorista ha tenido como reacción de las autoridades del Estado, la misma recurrente expresión : “condenamos de manera tajante estas acciones y nos querellaremos contra todos quienes resulten responsables de estos actos de delincuentes y violentistas“.

Con esta retórica falaz, rara vez tiene resultado efectivo identificar a los criminales terroristas, porque las policías inhibidas de ejercer fuerza en su cometido por los gobiernos, terminan en los hechos con la autoridad política RENUNCIANDO definitivamente a cumplir la OBLIGACIÓN que le impone la Constitución.

La argucia política de inconfesables intereses ideológicos atenta con las bases mismas de la nación y sociedad chilena, generando primero un desánimo en los organismos de seguridad del Estado, los cuales se omiten de arriesgar mas allá de la formalidad mínima de sus trabajos, al verse usando balines de goma frente a terroristas armados, o cuando constatan que el sistema de justicia y los tribunales liberan a cualquier detenido por estos actos; y en seguida una desesperación de la población que sufre atentados, donde unos optan por armarse, buscando la defensa propia ante el crimen y el terror de la violencia o definitivamente abandonan las actividades de producción e incluso emigran de la región. En ambas situaciones los actores sociales asumen una condición de sobrevivencia atroz, una vida sin expectativas, indigna de una república con supuesto estado de derecho. En su país no se les garantiza el mínimo de condición para desarrollarse y trabajar en paz, por el contrario, viven la vergüenza oculta de considerarse ciudadanos de segunda categoría coaccionados por un Estado, incapaz, indolente o cómplice. Sin duda, para ellos Chile tiene un Estado basura.

Por esto les invito a leer el siguiente artículo de la prensa española La Gaceta, donde de un modo mas sofisticado acontece un conflicto de interés político de características semejantes, que es pertinente para los chilenos y debe ayudarnos a reflexionar, hacia donde se encamina el actuar de autoridades y políticos inescrupulosos, y a lo que puede llegar el terrorismo, si dejamos que esto continúe.
EBC.


España, Estado basura . . . [ por José Javier Esparza ]

La existencia del Estado se justifica por dos cosas muy estrechamente relacionadas. La primera es su capacidad para imponer una autoridad comúnmente reconocida como legítima; si no es capaz de imponer esa autoridad, entonces ese Estado se quiebra. La segunda es su capacidad para proteger a los ciudadanos, que es la sustancia material de la legitimidad; si el Estado no es capaz de dar protección, entonces su legitimidad se desvanece en una mera nube retórica. Hoy, en España, el Estado se ha desmoronado en los dos aspectos. Los sucesos de Barcelona, desde el atentado del 17 de agosto hasta la manifestación del día 26, han puesto de manifiesto que el Estado no es capaz de proteger ni de imponer su autoridad.

Empecemos por el principio: los atentados, sus causas y sus consecuencias. El discurso institucional se ha aplicado a propalar que un ataque así es inevitable, que la seguridad en España es excelente y que las diversas policías del Estado han dado un supremo ejemplo de colaboración. Pues bien, todo eso es simplemente falso. La retórica oficial insiste machaconamente en el eslogan de la “unidad contra el terrorismo” y trata de eludir cualquier crítica a la actuación de las fuerzas de seguridad, como si el examen de la acción policial fuera una censura personal a los agentes. De esta manera se veta el análisis objetivo y se impone un tono emocional donde toda racionalidad queda proscrita. Pero en realidad semejante argucia retórica no tiene por objeto proteger a los agentes ni, aún menos, a la sociedad, sino eximir de responsabilidad a los políticos que dirigen la seguridad nacional. Ellos saben bien que su legitimidad queda reducida al mínimo si se pone en cuestión su capacidad para proteger a los ciudadanos.

Terrorismo :  . . .  el poder tambien es responsable.

Es necesario insistir en este punto, crucial, para calibrar adecuadamente la crisis de nuestro Estado. El poder, por definición, se justifica por su capacidad para dar protección. Un poder que se manifiesta incapaz de proteger a sus ciudadanos pierde necesariamente toda legitimidad (Schmitt). Los ciudadanos entregamos al Estado el monopolio legal de la violencia (Weber) para que nos proteja; si no es capaz de hacerlo, entonces no tiene derecho a poseer tal monopolio. Los servidores públicos merecen todo nuestro respeto y apoyo, pero no carecen de responsabilidad, en el sentido literal del término: han de responder de lo que hacen con ese poder que les hemos entregado. Conviene recordar todas estas cosas, que son el abecé de la política, para poner un poco de racionalidad en el coro de fervorines emocionales tras el que el poder oculta sus insuficiencias.

Si un poder local decide estimular la inmigración musulmana por motivos étnicos para “desespañolizar”, como ha hecho desde hace años el gobierno autónomo catalán, sin prevenir las posibles consecuencias negativas de esa política, entonces ese poder local es responsable.

Si un juez decide revocar una orden de expulsión contra un delincuente, como hizo el magistrado De la Rubia con el imán Abdelbaki es Satty, y después ese delincuente vuelve a delinquir, entonces ese juez es responsable.

Si un municipio recibe la instrucción de colocar obstáculos en la vía pública para dificultar atentados con vehículos-ariete, pero el tal municipio se llama a andanas, como ha hecho la alcaldesa Colau en Barcelona, entonces ese Ayuntamiento es responsable.

Si unos terroristas ocupan ilegalmente una casa ajena y nadie les molesta lo más mínimo por el allanamiento, como ha ocurrido con el chalé de Alcanar que servía de base a los terroristas, entonces las autoridades que han de proteger la propiedad son responsables.

Si un cuerpo de policía recibe el aviso de que cierto imán es peligroso y resuelve hacer oídos sordos, como hicieron los Mossos con el aviso belga acerca de Abdelbaki es Satty, entonces ese cuerpo de policía es responsable.

Si una jueza sospecha que una explosión puede esconder actividades terroristas pero un cuerpo de policía la disuade de investigar, como hicieron los Mossos con la sugerencia de la juez Sonia Nuez tras la explosión de Alcanar (“señoría, no exagere”), entonces ese cuerpo de policía es responsable.

Si hay cargos públicos que se ganan la vida como abogados de yihadistas, cual ocurre con relevantes miembros de la CUP y de Podemos en Cataluña, entonces esos cargos públicos son responsables.

Añadamos algo más, porque aquí nadie se libra de la quema: si un Gobierno que posee las competencias exclusivas en materia de seguridad pública, y más en un asunto como el terrorismo (tal es el caso del Gobierno de España), decide delegar esas funciones en otra instancia que se manifiesta ineficaz, entonces ese Gobierno también es responsable.

Los atentados de Cataluña habrían sido imposibles sin la descabellada política de inmigración de la Generalidad, sin la llamativa indulgencia de un juez concreto, sin el activismo pro islamista de relevantes cargos públicos de la izquierda catalana, sin la negligencia del Ayuntamiento de Barcelona en materia de seguridad, sin la ensoberbecida actitud de la policía autonómica catalana en materia terrorista, sin la renuncia del Gobierno de España a mantener bajo su control la seguridad pública en Cataluña. En términos racionales, lo lógico sería esperar dimisiones, rectificaciones, explicaciones públicas. Pero no, al revés: lo que hemos visto es un sorprendente cierre de filas de la clase política y los medios del sistema en torno a quienes tienen la responsabilidad directa de la gestión. Dicho de otro modo: la democracia española consiste en que el poder falla y el pueblo debe aplaudir. Porque, si no aplaudes, no eres “demócrata”.

La vergüenza nacional

El aplauso por antonomasia era el que el poder debía tributarse a sí mismo en Barcelona el sábado 26 de agosto, en la manifestación “por la unidad” contra el terrorismo. Operación clásica de legitimación de la autoridad por aclamación. Y bien, aquí es donde el Estado que nos aflige ha llegado al extremo de la humillación última, de la suprema vergüenza. Va a quedar para la Historia esa imagen del jefe del Estado y del jefe del Gobierno componiendo gesto de circunstancias bajo una marea de banderas separatistas, de gargantas aullando improperios contra el Estado y contra el Gobierno, de una muchedumbre a sueldo (público) hostigando a los representantes del poder nacional (público) bajo la bendición de otro poder regional (no menos público). Un poder regional en abierto proceso de rebelión se permite el lujo de utilizar una masacre para reivindicarse frente a un poder nacional en plena quiebra. ¿Pero de verdad no os dais cuenta de lo que está pasando? ¿Cómo va a ser Estado alguno capaz de proteger a sus ciudadanos frente al terror cuando es incapaz de imponer su autoridad en el interior de sus propias estructuras?

Las afrentas de algunos no las hemos escuchado”, dijo muy digno el presidente Rajoy. Oh, sí: flagelemos al enemigo con el látigo de nuestra indiferencia. Si una potencia extranjera invade mañana el territorio nacional, hagamos lo mismo: ignorémosla desdeñosos, para que el invasor sufra. Hay pocas cosas más patéticas que la cobardía disfrazada de altanería. Pero sobre todo: un jefe de Gobierno no tiene derecho a moverse por el mundo con ese aire de doncella ofendida. No tiene derecho porque ese hombre no es Mariano Rajoy Brey, registrador de la propiedad en excedencia, sino un presidente de Gobierno que representa a millones de ciudadanos, todos y cada uno de los cuales exigen y esperan que ese señor defienda su dignidad colectiva, porque para eso le pagan. Si un presidente del Gobierno no es capaz de entender eso, si no tiene el aliento suficiente para imponer la autoridad del Estado, entonces debe dimitir. Vale lo mismo, por cierto, para el rey Felipe, cuya única función en la vida consiste en encarnar materialmente la unidad nacional y cuya existencia pública no tiene otra justificación que asegurar la continuidad histórica de España a través de una determinada forma de Estado. Ese señor tan alto y distinguido no es Felipe de Borbón y Grecia, esposo de la señora Ortiz Rocasolano y rico por su casa, sino una Corona que representa a millones de españoles de ayer, hoy y mañana. Si el rey tampoco es capaz de hacer valer su calidad pública, entonces más le valdría abdicar. El peso de la púrpura consiste precisamente en eso. Si vuestras espaldas flaquean, dejad la púrpura a otros.

Volvamos a la racionalidad política. Ha habido dieciséis muertos y varias decenas de heridos. Podía haber sido mucho peor, y si la catástrofe no se ha multiplicado no ha sido por mérito de las fuerzas de seguridad, sino por errores de los criminales. Todo eso ha sucedido en una región formalmente declarada en rebeldía que ha cometido gravísimos errores en la gestión de la seguridad pública, ante la pasividad de un Estado que tampoco ha cumplido adecuadamente sus funciones y que después se ha dejado escupir por los separatistas. Los cantos a la unidad están muy bien, pero a los muertos nadie va a devolverles la vida y a la nación tampoco. ¿De verdad preferimos creer que basta con cerrar los ojos para que el problema desaparezca?

España no es una nación basura: tenemos una historia prodigiosa, somos –como dice Luis Suárez- una de las cinco naciones que han construido la Historia Universal y hemos dejado una huella indeleble. Pero una nación no sobrevive sólo por su Historia. España tampoco es una sociedad basura: padecemos el mismo proceso de degeneración y domesticación que el resto de Europa occidental, pero el país está lleno de gente inteligente, creativa y dinámica, capaz de hacer cosas extraordinarias en la técnica, las artes o las ciencias. Pero una nación no sobrevive sólo por la calidad individual de sus gentes. Por el contrario, esa nación de historia extraordinaria y sociedad dinámica se ha dotado de un Estado ineficiente, oneroso y, al cabo, impotente, incapaz de asegurar sus funciones esenciales de imponer su autoridad y proteger a sus ciudadanos. En definitiva, un Estado basura. Y si alguien lo duda aún, que vuelva mirar la foto de la manifestación trampa de Barcelona.

Ortega cerraba su famoso artículo sobre El error Berenguer con una frase que hoy vuelve a sonar familiar: “¡Españoles, vuestro Estado no existe! ¡Reconstruidlo!”. El eterno retorno de lo idéntico.

https://gaceta.es/espana/espana-estado-basura-atentado-barcelona-manifestacion-20170828-1236/

Anuncios

UPPERCUT

Razón tiene nuestro presidente del gremio minero Diego Hernández (de la Sociedad Nacional de Minería), al lamentar el rechazo que la instancia política regional encabezada por el intendente de Coquimbo acabó por impedir la continuidad del proyecto minero Dominga, cuyo desarrollo contempla más de MM.US.$ 2.500, toda una inversión que en los tiempos actuales no podríamos ni soñarla en Chile, y menos aún basadas en nuestra IV región.

Ivan Garrido DOMINGA Si las perspectivas del país ya eran complejas para el 2017, esta señal de rechazar un proyecto con una vida útil estimada de 27 años, con empleo para 10.000 personas en su etapa de construcción y 1.500 durante sus operaciones de producción estabilizadas es un uppercut a la economía local y nacional, que continuará haciéndonos caer estrepitosamente en el ranking de atractivo país para inversiones.

El golpe desde abajo al mentón que recibimos el mundo de la minería y las comunidades de La Higuera, La Serena y Coquimbo, y la mayoría de los chilenos, sólo empeora la situación de desempleo, y pone barreras con más incertidumbre y dificultades de un desarrollo futuro país.

Dominga El_Tofo A pesar de todo el trabajo de evaluación, informes, adendums y cuanto papel de formalidad burocrática debió cumplirse y salvar favorablemente, la decisión que primó tuvo carácter político, y ni siquiera se trató de los delfines, fue de los camaleones, de esos que se dan vuelta de carnero en las decisiones, de esos que pululan en el mundo de los parlamentarios y los políticos con poder temporal, son aquellos que no creen el esfuerzo empresario, pero que pueden hacer mucho daño. Son los que nada resuelven por el interés de los más pobres, tampoco saben realmente ni entienden de la actividad minera centenaria en estas tierras, esa que ve en una oportunidad de trabajo una esperanza y opción de una mejor vida.

¿Hasta cuándo tendremos que soportarlos? . . Si así han tratado un proyecto de mediana a gran minería con inversión e ingeniería de buen nivel, que nos queda para los emprendedores pequeños ?

Hago un llamado como Director de SONAMI y Presidente de la Asociación Minera Andacollo, a realizar actos más combativos y de repudio público ante tanta arbitrariedad, en caso contrario iremos siendo eliminados como mineros de nuestro querido país.

Eleodoro Urquieta Riveros
Ingeniero de Minas
Director de SONAMI

Un Año más de Circo

Auto complacencia, nula autocrítica y rol de víctima ha mostrado la señora Bachelet este último año. Lo cual violenta a millones de chilenos. No solo por el desastroso gobierno, bachelet-jpg-large   sino además porque debemos soportar insultos intelectuales de la vocera de La Moneda, que pide valorar lo hecho el 2016 y la obra de los actuales ocupantes. Estos no se hacen cargo alguno de la pésima posición en que están dejando al país. Y no asumen su responsabilidad política.

Fue ella quien nombró a todos sus ministros y al delegar, inicialmente, en Hacienda a Alberto Arenas y sus políticas de sesgo comunista dinamitó la economía. Este sujeto, renegando de aquellas materias que supuestamente estudió, olvidó de las restricciones presupuestarias, de los incentivos, de la econometría, de la inversión y ahorro. Y yo diría de hasta la ley de gravedad, trayendo consigo la mayor caída en la inversión en 30 años.

Es casi un axioma económico, sin inversión no hay crecimiento.

Premeditadamente y para fines políticos corruptos, se aumentó el gasto público de manera desmedida y derivó a su efecto lógico : déficit fiscal. En términos de hacienda y finanzas públicas, no mejoró en nada la situación del país.

Con la educación por el suelo, se ha seguido hablando del financiamiento de la gratuidad y con los paros, tomas y fiebre de violencia de los movimientos estudiantiles gobernados Benito Juarez _malditospor sectores comunistas y anarcos diversos, cada día estudian menos. En la educación no existe magia para mejorar la calidad, que no sea dedicación y disciplina para fomentar la creatividad y el conocimiento.

Las viviendas sociales son un desastre y la salud pública es un insulto.

Los empleados públicos se revelaron ante un acéfalo gobierno y, peor aún, pasaron a ser un actor social y político dedicado a extorsionar al Estado, adoptando la condición de un estamento privilegiado en la sociedad chilena, pero corrupto o donde la corrupción puede sacar patente de corso, llenando al servicio público de derechos, pero de mínimas responsabilidades. Bastaría recordar que obtener carnet de identidad o un pasaporte durante 2016 ha sido en algunos períodos casi un lujo. Por supuesto, la idea tan manoseada de igualitarismo se fue al suelo. En Chile el accionar del gobierno y su administración -si es que así podemos llamarla- es hoy fuente y causa de una lucha de clases promovida de modo sibilino por la propia presidente y muchos de sus asesores que incentivan a diario, con sus conductas, omisiones e incompetencia la indignación, el odio social y el resentimiento.

Para completar este desastroso cuadro social y económico, que ha trascendido a los medios abiertos y especializados internacionales, muchos grandes empresarios ahora son más ricos que antes de Bachelet, pero no como resultado o mérito del esfuerzo y trabajo de nuevos emprendimientos o por la eficiencia de la gestión empresarial, la mejora en la productividad o la competencia, ni la competitividad de sus negocios; sino principalmente sustentado en una de las acciones más abusivas y criminales, vistas desde el consumidor, la COLUSIÓN.

corruptos-complicesSin embargo, aunque el país está en mal pie y una peor situación que hace 3 años, no está en recesión. Y siendo algo que debiera permitirnos mirar con optimismo lo que viene, y no ver sólo la catástrofe, sí podría serlo un eventual triunfo de cualquier fórmula Nueva Mayoría, o alianza del socialismo ideológico en la presidencial 2017. Chile ya ha pasado por momentos complejos y en esta elección se juega el futuro del país.

El peligro es que no faltarán trasnochados y resentidos inspirados en Marx o el comunismo, que sueñan aún con los infantilismo transformadores del siglo XX y su mochila de utopías esquizofrénicas, y que terminásemos en la catástrofe de Cuba o Venezuela.

Otros -que espero seamos millones- sólo queremos más oportunidades, más libertades y más equilibrios para un país más próspero. La dura realidad es que la igualdad de oportunidades es, generalmente, una utopía y la justicia social es sólo alcanzable, si se convocan voluntades para buscar y vivir en paz social.
La única igualdad posible y deseable es la igualdad ante la ley. Si queremos lograr mayor bienestar debemos trabajar más o hacerlo con más productividad, donde con certeza necesitaremos efectivas políticas pro crecimiento y flexibilizacion del mercado laboral.
Edo Berríos Cerda
ingeniero

Encuesta Casen, El Costo del Bajo Crecimiento

Imagen

CASEN PanoramaLos datos entregados por la encuesta Casen (Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional) 2013-2015, arrojan  resultados muy poco alentadores.  En reducción de la pobreza de ingresos se disminuye un 2,7% y la pobreza multidimensional, que es la realmente importante porque agrega un conjunto de variables fundamentales. Se condice ésto, lamentablemente y perfectamente con la realidad actual del país y es el dato más significativo que considera entre sus variables educación, salud, vivienda, entorno y trabajo y seguridad social, el que cayó de 20,4% a 19,1%. Es decir nada.

El mediocre resultado es algo que no debiéramos celebrar, como lo hace el  gobierno de Bachelet. Lo ocurrido en este lapso, obliga poner mayor acento y preocupación en el crecimiento económico, y sólo pensar si este hubiese sido mayor o creciendo promedio a tasas del  4% o 5%, efectivamente se hubiera reducido la  pobreza en términos significativos.

Lamentablemente, estamos creciendo a tasas de país desarrollado, siendo que en realidad somos un país en vías de desarrolllo.

casen-2015-2016Celebrar en 2 años (2013 y 2015) con la cantidad de recursos disponibles lograr bajar la tasa alrededor del 1%, no sólo es mediocre, sino vergonzoso, y tiene sentido lo que dice el Senador Ignacio Walker, que estamos siendo gobernados por la Nueva Mediocridad.

Los que más sufren las malas políticas públicas y  malos gobiernos son precisamente los más pobres, por tanto es fundamental el crecimiento económico. El crecimiento 2016-2017 probablemente será mas bajo en comparación al 2013-2015, es decir la próxima Casen va a ser aún peor.

Un país con el PIB percapita de 23.000 USD es impresentable que tenga un 20% de pobreza. Se han hecho malas reformas, se ha engrosado el estado y los resultados están a la vista.

Otro tópico es el eterno igualitarismo, asociado a la pobreza, donde siempre terminamos igualando para abajo -merece análisis y columna aparte- mientras lo importante mas que disminuir las desigualdades,  es subir los mínimos como país, en ingresos, salud, pensiones, vivienda, y en la medida de lo posible -dado los recursos disponibles- ocuparnos de la educación primaria y secundaria.

@JFCuevasVilaJose Francisco Cuevas Vila
Ingeniero Comercial
Magíster en Economía

EMBAUCAMIENTO, SEGREGACIÓN o DEMAGOGIA . . .FUNDAMENTOS de la REFORMA

. . . por eberda

       @eberda

@eberda

Hace algún tiempo rescaté, para mis reflexiones, un acertado vocablo que leí de @MonicaMullor (..embaucamiento..) utilizándolo para referirse a muchas actuaciones en la política chilena, en especial provenientes del mundo de la concertación, que tan implacablemente hizo oposición al pasado gobierno del presidente Piñera.
Hoy me congratulo de haber detectado el valor de tal observación, porque las conductas se van repitiendo y constituyen modus operandis en la construcción política actual del mismo conglomerado que hoy gobierna, mal aggiornado, sordo y equivocado.

La reciente columna reproducida al final de ésta, es buen ejemplo para una materia de crucial significación socio política y del desarrollo de nuestro país; donde la continuidad y mantención de la paz social irrenunciable que necesitamos tener en Chile, nos convoque a acuerdos so pena de reingresar a un nuevo torbellino de inseguridades y anarquías.

Conceptualizar y analizar en detalle la acción pública es lo serio y sustancial a un mejor diagnóstico de la realidad, también es base del mejoramiento de los problemas que aquejan a nuestra educación y su financiamiento; y es donde se cruzan visiones ideológicas, intereses económicos y técnicos y labor docente, por ello rescato lo expuesto por Andrés @allamand con sus opiniones en EM. Es una expresión de búsqueda de la libertad, rectora de una visión de sociedad deseable construir en democracia y es un notable cometido político, que hoy es desoído en el país.
Rejas de la casa grande Se ha dicho que el hombre es libre si sólo tiene que obedecer las leyes y no a las personas.  De tal premisa ha nacido en parte la importancia del Estado de Derecho en la visión liberal, y es una gran fórmula; sin embargo, también es un vago ideal. Entonces buscar una solución a la idea de que no existe límite para el poder del legislador, porque ello sería una derivada de la soberanía popular y el gobierno democrático, también nos conduce a una falacia de libertad, y al final de las aspiraciones del pueblo.
No todos embaucan, no todos somos incautos, no todos en la política son demagogos, . . . eso sí muchos podemos equivocarnos, ha llegado la hora de reflexionar. La sordera ideológica de las formas y los resquicios tuvo su tiempo, que algunas de las actuales generaciones conocimos y quedan duros recuerdos.
Edo. Berríos Cerda
– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –
. . . columna del senador A. Allamand en El Mercurio
El centro de estudios Espacio Público señala acertadamente que uno de los desafíos de nuestro sistema escolar es reducir la alta segregación. Sin embargo, a la hora de explicar tal fenómeno, su diagnóstico es, a la vez, correcto y equivocado.
Es correcto cuando señala que el incumplimiento de la ley en cuanto a la prohibición de seleccionar hasta sexto grado no se cumple ni se fiscaliza. La ley es clara: “En ningún caso se podrá considerar en cada uno de estos cursos el rendimiento escolar pasado o potencial del postulante. Asimismo, en dichos procesos no será requisito la presentación de antecedentes socioeconómicos de la familia del postulante”. Y es equivocado cuando sindica al Financiamiento Compartido (FC) como gran responsable de la segregación.
¿Qué dice la evidencia? De acuerdo con la base de datos del Mineduc, al año 2014, solo el 36,1% de los establecimientos particulares subvencionados tenían FC. ¿Y cuánto representa esa cifra sobre el total de colegios? Un 19,8%. Chile tiene 364 comunas, y en 73 de ellas no hay establecimientos particulares subvencionados. A su vez, en 184 comunas no hay establecimientos que reciban FC. Por ende, solo en 180 comunas hay establecimientos que reciben aportes de los padres y apoderados.
¿A cuánto ascienden tales aportes? En el 44,5% de los casos a menos de $10.025 y en la mitad de ellos, a menos de $5.000. En el 65,7% a menos de $20.055, y en el 87,5% a menos de $40.110. El 12,5% restante cobra entre $40.110 y $80.220 y el porcentaje que se acerca al máximo permitido es no mayor al 1%.
Es efectivo que a la educación estatal municipal asisten niños de familias con un ingreso inferior a los que concurren a la educación particular subvencionada, pero es igualmente cierto que el FC es un factor marginal en tal brecha.
En cualquier caso, el FC puede ser, a diferencia de lo que piensa Espacio Público, un eficaz factor de integración escolar. Para ello bastaría aplicar la norma legal que exige a los establecimientos adscritos al sistema incorporar un 15% de alumnos vulnerables a los mismos (norma que tampoco se cumple mediante un resquicio legal) y hacer obligatoria la subvención escolar preferencial (que impide cobrar a los alumnos que la reciben).
El FC, en un contexto como el señalado, puede, además de lo expuesto, generar un compromiso mayor de los padres con la educación de sus hijos, impulsar la calidad y, sobre todo, hacer posible la diversidad de proyectos educativos, un factor que habitualmente se ignora pero que es el que hace efectiva la libertad de enseñanza. Pero no solo eso: Aun los más enconados adversarios ideológicos del FC (muchos de los cuales son “conversos” que lo apoyaron hasta hace poco) coinciden en que para suprimirlo el Estado debe “compensar” los aportes de los padres. ¿Quién entiende la lógica? Prohibir los aportes voluntarios para reemplazarlos por recursos públicos que debieran destinarse a prioridades acuciantes como las que existen en la educación parvularia y técnico-profesional.
Eyepen_550 petit  En la argumentación de Espacio Público se advierte un claro sesgo antieducación particular subvencionada, una de cuyas expresiones es el rechazo al FC. Es otra ola de la marea ideológica que algunos quisieran instalar como núcleo del debate educacional. En todo caso, lo que la ideología no explica es por qué un sistema que supuestamente “segrega”, “selecciona”, “descrema”, “expulsa arbitrariamente” y además cobra, es consistentemente preferido por la mayoría de los padres y apoderados.
Ciertamente la reconocida seriedad de los académicos de Espacio Público debiera llevarlos a rechazar la simplista y descalificatoria explicación del ministro Eyzaguirre que considera que ello se debe a sostenedores que “embaucan” a familias “incautas”.

http://www.elmercurio.com/blogs/2014/05/15/21852/Segregacion-y-financiamiento-compartido-Disparo-equivocado.aspx

 

ILEGITIMIDAD . . O . . GATOPARDISMO

. . . por eberda . . .
Preocupante, por decir lo menos, será un resultado en las elecciones chilenas del balotaje si la participación es menor de un 40% o lo bordea.
Y así parece ocurrirá; también ardua será la tarea de la gobernante y sus cercanos que asuman dicha responsabilidad, porque cualquier expresión de grupos inorgánicos políticamente hablando, se sentirán con derechos a alegar representación indeterminada, pero que la prensa y algunos periodistas buscando “cuñas” sin filtros o sin pudor profesional generarán opinión y referentes, en muchos casos de ilusiones o falacias.

"Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie"

“Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”

 Este es el panorama político y social   menos deseado para un Chile que se asomaba vigorozamente a las puertas del tan buscado desarrollo. Aquel que ha hecho a muchos de los últimos gobernantes buscar integraciones en comunidades como la OECD y otras donde quizás hoy los acuerdos y normas, hacen pagar al ciudadano del Chile profundo un costo social de complejas asimetrías en materias de distribución del ingreso, del desarrollo industrial en sectores como la energía y la minería, en la educación o en la salud.
La gran reflexión y el espacio de conversación forzada que deberá abordarse en el país a partir de mañana entre oposición y gobierno, instituciones intermedias e incluso poderes políticos como el judicial, que normalmente ha sido observante en las decisiones de Estado, especialmente cuando conllevan aspectos ideológicos, deberán asumir sus responsabilidad pública como actores reales. No es menor, por ejemplo, la intervención en prensa hoy del actual presidente de la Corte Suprema, refiriéndose al consentimiento del poder legislativo para con uno de sus pares por su mérito o derecho a un asiento en el máximo tribunal de la República.

La ilegitimidad es algo muy serio cuando se trata de espacios, poder y responsabilidad pública. Porque teniendo presente aún los desmanes y saqueos del 27F, los fraudes de negocios de cadenas en retail o farmacias, la no rendición de cuentas en áreas de la educación, entre otros cientos ocurridos los últimos 20 años, y, hoy para coronar, el caso Cascadas que afecta al mercado de valores chilenos en pleno desarrollo investigativo, enturbia la experiencia vivida de la gestión y autoridad del Estado.
Todo lo anterior exige autoridad representativa y capaz de resolver una ausencia de sobriedad y respeto cuasi perdidas en el país actual.

Castello_di_Donnafugata_Lampedusa

Castello_di_Donnafugata_Lampedusa

  ¿Será que el mensaje del gran soberano elector es exponer al país a una ilegitimidad forzada, para que tome conciencia de la necesidad de mejorar políticas públicas y participación ciudadana, en búsqueda de mejor equidad en la riqueza y ante un desarrollo dispar?
¿Será que este Chile profundo quiere hacer notar que está convencido y cansado de un gatopardismo incoloro, que ayer se disfrazó de concertación democrática, luego de una alianza renovadora y hoy pretende continuar contando embaucamientos pseudo-socialistas ilusorios?

Lo que venga serán, a lo menos, tiempos de una frágil estabilidad social en cuanto a la paz ciudadana, si no ponemos una fuerte dosis de racionalidad y voluntad en corregir excesos, abusos o proponer cambios populistas dirigidos por nuevos o viejos aparecidos, que por generaciones se han servido del servicio público, más que entregarse al servicio del país.

EBC

//

CASCADAS . . .

. . . por eberda . . .

Planta Soquimich

Planta Soquimich

 No muchos chilenos entienden lo que en el dinámico mercado de los valores ocurre con una de las mayores empresas del país del área de la industria minera, y que también controla el más grande paquete de concesiones mineras, en el régimen de propiedad en Chile.

No pocos en la industria advierten que la defensa de Julio Ponce, tratando de validar sus operaciones cuestionadas que involucran a las AFP, a Bancard, Axxion y Santa Cecilia y a los débiles, muchísimos pequeños accionistas ahorrantes directos y por medio de corredoras y otros fondos; todo lo cual puso “cortina de humo” sembrando dudas sobre el mercado de valores y su forma de operar.
También se ha dicho que estas discusiones públicas inhiben a nuevos actores institucionales e internacionales.

Cascadas_poncelerouLo que está claro, sin duda, es el hecho que las operaciones de Ordenes Directas (OD), y demás transacciones de los dueños de las corredoras a través de éstas, que están siendo revisadas tras la formulación de cargos, son un tema de interés e inquietud para el mundo de la inversión y el ahorro.

Como hace unos días atrás el Com Buenas Prácticas de la Bolsa de Comercio y Bolsa Electrónica analizara eventuales cambios normativos respecto precísamente las OD, y posibles conflictos de interés de corredoras de bolsa y relacionados, constituiría ésto razón suficiente y uno de los motivos que SVS cuestionase varios remates OD efectuados por la corredora LarrainVial, en vista los “escasos segundos” de difusión de precios en este modo de transacciones, lo que alejaban la posibilidad para que otros actores participaran en tales operaciones, hechos que precísamente formarían parte del modus operandis cuestionado por la SVS.

Bolsa Comercio Santiago-Rueda

Bolsa Comercio Santiago-Rueda

 Asimismo, recientemente la Bolsa de Comercio luego de reunirse en directorio, señaló de una Comisión formada ad hoc por Pablo Yrarrázaval y los directores Fontaine y Somerville, para encargarse de revisar la situación normativa vigente. Sin duda, muy “ad hoc” para mostrar algo emblemático de autorevisión o, porque no decirlo, de una virtual autofiscalización exculpatoria.

También se ha cuestionado el hecho que los máximos ejecutivos de la corredora ofrecieran a uno de los controladores de ésta, Leonidas Vial, negocios de la intermediaria, y están los ejemplos de su participación en remates de acciones de las cascadas. Todo, no obstante, que esta práctica pueda resultar una norma de la BCS encontrable en su Manual Obligaciones y Derechos de Corredores, y forme hoy parte de recomendaciones del Comité Buenas Prácticas.

Con todo, en tiempos de dificultades y crisis financieras globales, y ad portas que los chilenos nos enfrentemos con un nuevo período político por decidir –no habiendo llegado aún al desarrollo– la inquietud sobre la voluntad de las personas y consumidores y/o ahorrantes, parece hacerlos exclamar, parodiando a nuestro emplumado personaje . . . Oh, ¡..exijo una explicación..! . . . y como en la misma historieta … (en tiempos de elecciones) . . . el rayado en el muro MUERA  EL  ROTO  QUEZADA.

EBC

//

Prueba al Islam del Nilo . . . 33ºC a la sombra . . .

. . .  por  eberda . . .

 Cualquier occidental de mi generación y de varias siguientes, creció conociendo en el cine y la TV las historias de la reina Cleopatra o las de Tutankamón -el faraón de la máscara de oro- o de Ahkenatón, el monoteísta revolucionario; en fin, son más de 3000 años que nos separan de una larga e increíble cultura a lo largo del Nilo, donde desde persas, shiitas, macedonios y griegos, romanos o beduinos, y otros europeos que pasaron o llegaron, conquistaron o dejaron parte de su impronta y cultura en testimonios, construcciones y arte, que hoy seguimos admirando como el otrora baluarte de la civilización.

Morsi_OUT_politica_Pza_Tahrir_Egipto_20130703_0095_6 Sin duda, los más jóvenes debieran recorrer su historia para una mejor comprensión -a los 85 años de vida- desde que en esa nación africana se estableciera como base una república moderna, soportada en un Estado multicultural-religioso, declarada árabe transcontinental, con ascendiente del Islam y un ejército garante de su constitución y sus estamentos políticos.

 Así es como Egipto nace desde el siglo XIX al XX, luego de 80 inestables y azarosos años (1802 -85) de control y dominios francés y británico, constituyéndose en protectorado de la Inglaterra imperial (1922 ) y digamoslo objetivamente -sólo desde que deja de serlo- recién puede ser considerado un estado fuerte, con ciertas autonomías, donde hoy requiere crecimiento y desarrollo para más de 84 millones de personas.

 Parte de su institucionalidad la creó Mohammed Ali Pasha al marcar al Estado egipcio moderno con la creación de un ejército al estilo europeo, como parte central del proyecto de nación. También fue un hito el derrocamiento de su bisnieto en 1952 por oficiales jóvenes del ejército, y pronto Nasser, Sadat y Mubarak crean este estado semi-presidencial sobre fuerzas armadas con voz y poder de decisión política, como una especie de soporte funcional permanente de constitucionalidad.

  En su historia salpicada de garantes militares, que al final no pueden lidiar con éxito contra vecinos como Israel en la guerra de los Seis Días (1967), no obstante haber obtenido Nasser la titularidad del canal de Suez (1956), es quizás sólo la paz negociada por Sadat (1978) que restablece en parte las ideas de la nación concebida. Así que tiene sentido señalar al primer levantamiento contra el gobierno islamista de ese Egipto nacido en 1928, como el inicio político real de sus sectores o partidos nacionales propios.

Tahrir Square, Cairo jul 07,2013

Tahrir Square, Cairo jul 07,2013

 Después de 85 años de lo establecido por el legado de Mohammed, el actual movimiento contra un gobierno islamista, recién hace días atrás -el derrocamiento de Morsi de la Hermandad Musulmana- es el hecho político históricamente más trascendente. Aunque algunos medios extranjeros sean críticos con la intervención del ejército en los eventos del 3 de Julio, la participación del pueblo en la Plaza Tahrir y otras lugares, los 33ºC grados a la sombra, los cánticos de enojo contra el Presidente Morsi, los sonidos de cornetas al mediodía y los fuegos artificiales y show de rayos laser hacia la noche, marcaron la voluntad popular expresada en cientos de miles de egipcios vociferantes, que observan como conductas islamistas, en el quehacer de las políticas públicas, pueden resultar poco adecuadas a los equilibrios de un Egipto moderno transcontinental, manteniendo en un mal pie como nación a una sociedad llena de demandas económico sociales.

Hechos innegables de administración y política que intensificaron un Estado, donde su economía ha llegado a mantener hasta por sobre un trece por ciento la cesantía reconocida, controles de precios y desabastecimiento en muchos productos, contantes pérdidas y caídas en el suministro energético, y una inflación por más de 20%, constituyen motivaciones para explicar algo de lo que ocurre socialmente.

 Quizás más que ello, sólo necesitan de un gobierno más eficiente para adaptarse a las condiciones del mundo globalizado, y peor que no está observando ni actuando frente a la crisis económica que afecta a la mayoría de los países, en especial a Europa.

 Lo de Hosni Mubarack considerado un golpe de estado, ni siquiera alcanzó a ello, fue un golpe de Palacio, o sea como una escaramuza de espumita en una real revuelta popular.  A los generales de los días de Mubarak, les sacaron de las Oficinas, pero han conservado muchos la mayor parte de las instituciones del estado. Lo ocurrido entonces no fue un movimiento efectivo de ideas, y el ejército ejerció su rol teórico contemplado constitucionalmente.

 Ahora ha sido diferente, y en caso alguno debiera confundirse con un golpe de militares ambiciosos, por lo que nada indica que en esta ocasión se haya eclipsado el orden constitucional de la república para la idiosincracia egipcia. En todo caso, es una interesante circunstancia histórica, política y sociológica que amerita ser seguida las próximas semanas y meses.

Cairo, Egypt, Morsi is overthrown July 2013

Cairo, Egypt, Morsi is overthrown July 2013

 Ojalá los elementos de guerra civil yacentes en Egipto, no se sobrepongan a una solución pacífica y el gobierno temporal del Pdte del Tribunal Constitucional tenga capacidad para convocar a la cordura, mientras ordena y apacigua ánimos para nuevas elecciones.  Lo anterior, enmarcado en los temas religiosos inherentes a su multiculturalismo, su estratégica posición geopolítica que la hace presa de su propia política exterior, tanto como de los intereses de otras potencias, y sin duda de la opción y resultados que programas y labor educativa logren moldear en las nuevas juventudes, frente a una democracia buscada, a su autoritarismo fundacional,  y a una sociedad libre participante.

Edo.  Berríos Cerda
ing de minas /economista

//