LAS ASOCIACIONES MINERAS, EL ROL DEL GREMIO Y LA CONFUSIÓN DEL ESTADO

ing. Hernan Urquieta

ing Hernan Urquieta

La semana pasada la histórica Asociación Minera de Andacollo, reeligió a su presidente, el ingeniero de minas Hernán Urquieta Riveros, por un nuevo período. Representante carísmático del emprendimiento minero, nos comentaba entre sus socios -pequeños empresarios- y, también con sus colegas -al recibir un premio reconocimiento a su extenso trabajo profesional- cómo esa actividad por generaciones ha enseñado en Chile la capacidad de resiliencia, la voluntad de trabajo y encanto de los sueños. Y como decía, porque la búsqueda de la riqueza en las profundidades de la tierra tiene ese relato de desafío a la naturaleza, el riesgo del oficio y la necesidad del profesionalismo minero, que por décadas ha hecho de este trabajo una palanca del desarrollo económico nacional.

A menos de un año que concluya la actual administración, identificada con el emprendimiento, la libertad y la preocupación por el trabajo, una gran mayoría de quienes representan y trabajan directamente en actividades del gremio se preguntan si se han equivocado, o cuál es la aparente confusión que resulta de observar los distintos status de desarrollo en la minería y las perspectivas futuras cercanas. En efecto, si para las grandes compañías ha sido un lapso de gran expansión por la creciente demanda de metales, fortaleza en los precios y desarrollo de la industria;  para otros la actividad minera común que les ocupa, y que es su modo de vida ancestral o profesional, les muestra paradójicas ausencias, abusivas asimetrías en lo normativo y un olvido político para quienes en los más recónditos rincones del territorio, son el alma y actividad de cientos de comunidades, en especial, del norte y centro de Chile.

The many faces of Chilean mining

The many faces of Chilean mining

Después de la epopeya de los 33, es como si las faenas de las pequeñas mineras -que dan trabajo a varios miles de familias- se hubiesen broceado. Y así las ricas vetas productoras de trabajo, entusiasmo y riqueza, volviéndose estériles han comenzado una peligrosa involución, que incluso complica la continuidad técnico-económica de algunos macro proyectos y otros de mediana minería, haciendo también mas complejo parte del desarrollo de ciertas regiones y un freno a las perspectivas globales del país. Pareciera ser que parte de los actores no han comprendido su responsabilidad, las grandes compañías con dificultad para conversar desarrollos sostenidos concensuados con sus comunidades cercanas y, en otros casos, con parte de sus trabajadores; las medianas un poco obnubiladas con el crecimiento, entre empresas familiares sin conducción corporativa o limitado desarrollo de ingeniería dura que apoyen sus factibilidades y las pequeñas, sin políticas públicas serias, desarrolladas en un marco de pobres competencias profesionales especializadas, limitaciones de capital y falta de capacidad para abordar desarrollo y fomento minero, donde al Estado y sus instituciones, le ha faltado voluntad y convicción de promoción al sector, dejándolos a su suerte.

Patricio Gatica_Edo Berríos

Patricio Gatica_Edo Berríos

Quizás se piense que representan pocos votos o es una actividad reemplazable.  Excepto algunos entusiasmos temporales que han aparecido, a poco andar es claro que permanece pendiente clarificar entre privados y públicos sus conceptos de visión y misión de los propios actores. Los mineros no tienen dudas de ello, y hoy no sólo los pequeños lo representan, a través de sus Asociaciones Gremiales, sino también los medianos han caído en cuenta de normas y legislación que hacen injustamente inviables algunos proyectos, les imponen cargos de una ley de cierres -espúrea en su génesis- y otras grandes empresas se han visto obligadas a paralizar proyectos en ejecución temprana.

Cuando los costos de la energía suben, los precios de los principales metales se prevee inestable, la falta de realismo y conocimiento de la industria y el sector le está pasando la cuenta a la actual administración, principalmente, por la falta de políticas públicas mineras que debieron desarrollar instancias profesionales y no administradores generales -aprendices de mineros- en tiempos de bonanza.

Mientras Codelco -la gran empresa del Estado- hace complejos sus costos y los inflexibiliza; Enami, creada en 1960 como instancia de refino, intermediación industrial, comercial y de fomento, se debate aún de cierta forma en conflicto vital para con su razón de ser, en un escenario de pujas de poder miserables en la perspectiva país.  O como otros Servicios públicos de la minería creen haber encontrado en la confección de un formulario casi mágico, la fuente objetiva de datos o la panacea burocrática. Todo lamentable herencia de soberbia de la autoridad sectorial.

El sector sigue requiriendo aún de esta instancia estatal, porque los modelos de negocios y empresas de pequeña y mediana minería suponen capitales de riesgos, métodos de financiamiento especializados, fomento y desarrollo en contínuo, prospección y determinacion de reservas, tamaño, forma, geología y mineralogía de los yacimientos que las hacen diferente del resto de las actividades económicas, tanto por sus características de mercado, vulnerabilidad a los costos de la energía, como por la evolución global de la industria minera mundial. Estas son disciplinas de especialidad y no sólo de habilidades blandas para pseudo-administradores o economistas de gabinete.

Mientras la voluntad de proyección del rol de Enami en el tiempo, no se concrete en acciones prácticas de la función de Fomento para con el emprendimiento y el trabajo minero, en los segmentos pequeños y medianos de la industria en áreas locales, como en Coquimbo, Atacama, la V y VI región, y prevalezca sólo la rentabilidad en directrices de la institución, estaremos asistiendo al abandono del Estado para con una actividad ancestral y fundadora de la sociedad y la nación chilena.

¿O es que nuestro gobierno renunció al reconocimiento que la minería existe también en pymes y microempresarios? ¿O dejaremos que la industria sea sólo un estamento exclusivo para las grandes empresas extranjeras? Por el contrario, existen tanto razones técnicas de la minería, como de equidad en los mercados y el emprendimiento, para que una economía social de mercado no se omita de su cometido y desempeño activo en este sentido. La sociedad a través del Estado debe apoyar y promover miles de pequeñas minas y faenas que han sido, son y seguirán siendo aporte económico, fuentes de trabajo y de interés para muchas comunidades y pueblos chilenos.

3er_LAMPARAS_mina_Freirina_WEBPara avanzar con el desarrollo de la minería socialmente en el país, requerimos tener claridad conceptual en esta materia, el rol de los actores del sector, los representantes y los dirigentes de sus gremios y los trabajadores. La carencia de realismo y falta de convicción de quienes han ejercido poder en la autoridad sectorial, sumados a grados de soberbia en la gestión, persiguiendo políticas públicas equivocadas en minería, han sido causas del fracaso o las dificultades al enfrentar iniciativas legislativas y gubernamentales en los últimos años, y hoy aún son preocupación en las comunidades y potencial conflicto con quienes no se sienten ni escuchados, ni interpretados en sus aspiraciones.

Eduardo Berríos Cerda,  ingeniero
/ socio IIMCh / Asoc. Minera Andacollo //

//

Anuncios

2 pensamientos en “LAS ASOCIACIONES MINERAS, EL ROL DEL GREMIO Y LA CONFUSIÓN DEL ESTADO

  1. Eduardo, te felicito por tu artículo ya que esa es la triste realidad que aqueja a las Asociaciones Mineras y sus asociados, muchas ya estan desapareciedo. Es un problema que se arrastra desde hace mucho tiempo y en lugar de ayuda, cada vez mas obstáculos para la esforzada mineria chica.
    Dinko Kolimbatovic
    empresario minero

    Me gusta

    • Gracias Dinko por tu comentario, y como ya nos habíamos encontrado por allí, dejé pasar la oportunidad. Ahora aprovecho de retomar tus líneas y reflexionar -habiendo observado un tiempo prudente- sobre las consecuencias y herencia de la total ausencia de políticas mineras en los últimos años que han llevado, prácticamente, a zonas históricas y emblemáticas como Andacollo, que hoy sobrevivan apenas 4 pequeños empresarios en la realidad.
      Y respecto de las compañías grandes, con graves problemas de abastecimiento de minerales. Los mineros, sus asociaciones gremiales y los profesionales que algo entienden tenemos claro donde han estado los grandes responsables.
      Saludos,
      EBC

      Me gusta

Responder . . . saludos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s