ENTRE BLOGS, CRÍTICOS Y COLUMNISTAS.


por eberda _Eduardo Berríos Cerda
Hablando de blogs y periodismo la observación paciente de todo lo que puede absorver la prensa de tirada nacional y la paciencia con que debemos soportar tanta diversidad y extrapolación de estilos, hace poner en dudas la objetividad del periodismo actual. Mientras unos viven, al parecer de seriedad de contenidos y el uso prolijo del lenguaje, la crónica, la crítica o la noticia, otros buscando la inmediatez del impacto de palabras o aseveraciones poco fundamentadas, producen semanalmente, a veces con más frecuencia, un pompurrí de blogs que se asemeja a un reallity escrito de cuanto encuentran en la actualidad político o social. Así me pareció ver, al hacer un contrapunto de lectura, desde una reciente y sesuda columna de Gandolfo, sobre el lenguaje del periodismo, que me permito adjuntar y la chapucería de crónica política intentada por algunos habituales columnistas mercuriales, que optan por criticar al presidente, pensando que serán mejor leídos por la opinión pública cuando describen o concluyen evidencias u obviedades.
Sábado 05 de Marzo de 2011
El lenguaje del periodismo
Pedro Gandolfo
No puedo dejar de pensar, aunque me remuerda hacerlo, que el periodismo (del cual vivo) parece implicar, por su propia naturaleza, una amenaza contra las virtudes del idioma. Cyril Connolly, en uno de sus espléndidos ensayos, viene a campanillearme en el oído esa verdad: el periodismo —dice— debe conseguir todo su efecto en el primer impacto, porque el público no cautivo al cual se dirige no le concederá una segunda oportunidad. Así, su textura es dispersa, simple, directa y llamativa.
Puesto que el periodismo está hecho para ser percibido por una sola vez, raramente resiste una segunda lectura: “Nada envejece más rápido que la candente actualidad, y en el periodismo no hay nada más valioso que ella”, sentencia Connolly.
El periodismo favorece, además, la impersonalidad y homogeneidad del lenguaje. J. Middleton Murry, otro gran crítico inglés, señala que quienes trabajan en el periodismo, “si acaso tienen la voluntad para hacerlo”, carecen del tiempo necesario para mantener el aliño y la precisión de su lenguaje. “Su negocio es dirigirse a la mentalidad media, y para hacerlo tienen que utilizar el vocabulario de la mentalidad media: si no lo hacen, recibirán el homenaje de ser declarados ilegibles, lo cual, cuando llega a oídos del dueño del medio, equivale a una sentencia de muerte”.
Con un matiz ligeramente distinto, Somerset Maugham advierte cómo en él se corre el peligro de perder la facultad de ver las cosas por sí mismas, desde su propia idiosincrasia. El manido precepto de la “objetividad” y la obligación de asumir un punto de vista generalizado acorde, supuestamente, con el también supuesto segmento de público al cual quieren atrapar (en esa única oportunidad de que disponen) los empuja a desarrollar una mirada y un lenguaje planos, chatos, lisos, sin matices ni precisión.
Algunos escritores fascinados por el éxito del periodismo, por su ritmo frenético, por la inmediatez vívida de sus historias y, a veces, por su brillantez febril, han asimilado sus recursos y técnicas, dando lugar a obras memorables. Pero la influencia final del periodismo sobre la literatura es asunto que todavía está por juzgarse. También, en la dirección contraria, hay una corriente que busca desarrollar un “periodismo literario”, que intentaría ser un remedio a las amenazas que reseñé más arriba: loable.
Se dice que el mejor momento para observar un fenómeno es el de su gestación. Por eso me quedo con la opinión de los autores que, precisamente, lo captaron en ese período: el periodismo cumple su función social (que es, indudablemente, inestimable) a costa de un empobrecimiento del lenguaje, cuyo único contrapeso —en la convicción de aquéllos— radica en la gran literatura.

Anuncios

Responder . . . saludos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s